Magnet Schools for this Mami: Forcing LAUSD to Work for My Daughter

I’m not bragging when I say, “My daughter is smart.” I started reading to her when she was a newborn.  At four months old, she could turn the pages on a book as  read to her.  At eighteen months, she was giving me driving directions to her favorite park. At two years old, after a temper tantrum, I asked her, “Honey, can you tell me when you were so angry?”  She stopped drinking her milk, and responded, “No, Mommy. Not angry. I frustrated.” So, yeah, I have a smart kid. This story is about her smarts and how we got her what she needed from the very large, imposing and depersonalizing Los Angeles Unified School District.

She was horrifically bullied in kindergarten, physically and emotionally- including threats to cut her throat with scissors, punches to the chest so hard she thought she was going to die, multiple boys spying on her while she used the potty and were caught by LAUSD staff but not punished. But that’s an article for another Comadre day.

Her first and second grade teachers told us during our parent/teacher conferences that she was bright, caring, a great reader and gifted in math.  In fact, her second grade teacher told us she needed us to help supplement her classwork because she had “no more to offer” our daughter. To illustrate, she recalled the time the children were asking her any questions they wanted, like how plants grow.  My daughter wanted to discuss the difference between a black hole andd ark matter.  On that one, I blame my husband, who watches Discovery and Science Channels with her on weekends.

Although students are supposed to be tested for gifted and talented aptitude in the second grade, we were told that LAUSD is a full year behind on testing.  We were frustrated, because we knew she was likely to test gifted, and then be able to transfer to a gifted magnet school.  Our only other option was for her to “test into” gifted status by passing a standardized test called the OLSAT.

The OLSAT (Otis-Lennon School Ability Test), published by Pearson NNC, is a multiple choice test commonly used in the U.S. to identify gifted children. Schools often use the OLSAT as a tool for admission into schools and programs for gifted and talented children or to measure scholastic achievement across all ages.  Her second grade teacher showed us some of the sample OLSAT test questions, and, I must admit, they looked quite challenging.  And I passed the California Bar exam on my first try.  She also said that no student had passed the OLSAT from my daughter’s school in two years.  We were not hopeful, and wondered about having her tested privately so we could try to get her into a gifted magnet school.

Then, just three weeks before the end of her second grade year, we got a letter from her principal, saying that our daughter had passed the OLSAT and was considered gifted for all purposes by LAUSD.  We were thrilled and immediately set up a meeting with the principal.  She was equally excited – our daughter was the only child in the school who had passed the test! At the same time, she admitted, the school simply didn’t have the resources to give our daughter the educational challenges she needed.  She loved our daughter – her spirit, enthusiasm, her “big personality,” – and enjoyed having us as an active family in the PTA and school activities, but had to recommend we try to get her into a gifted magnet school.  Unfortunately, it was too late to apply through LAUSD’s “Open Enrollment” in May for a new school for third grade. We resigned ourselves to  another year at a school that appreciated our daughter’s intellect but simply couldn’t challenge her.

After her second day of third grade, I asked her how she liked it. She said, “I love my teacher, Mommy! She’s really nice and I know a lot of kids in class already.” She paused.  “But Mommy, I need more stimulation.”  I asked, “What kind of stimulation?”  She replied, “You know, mental stimulation. So I won’t get bored.”  My heart sank,  On her second day of class, she already felt she was going to be bored.  

In October, we began the “Choices” process at LAUSD to apply for gifted magnet school enrollment for her fourth grade year.  We attended an evening open house hosted by several magnet schools and, in speaking with a teacher from a gifted magnet, I mentioned my daughter had passed the OLSAT.  She asked about her scores, and I told her.  She was very interested and said, “If she’s already passed the OLSAT, she can apply for a place at a gifted magnet on a ‘space available’ basis.  I know we have space in our third grade class.  She could transfer at the end of the semester and start with us in January.”  I had never heard about this option before and was surprised.  My daughter, who was listening in (of course), immediately piped up, “I want to do that.  Mommy, I want to transfer to a gifted magnet.”  I turned to her and said, “But what about all your friends? Won’t you miss them?”  She did not hesitate. “I can have play dates with them, Mommy.  I need a new school, I need the stimulation.”  She’s eight years old and was determined to make this change, as soon as possible.

Her father and I discussed this with her several times over the next month and she never wavered.  We also talked to her teacher and current principal and they were supportive.  We visited a few gifted magnet schools and one stood out for us, and for our daughter.  She even chose which third grade classroom she preferred.  We submitted our application for “Choices” for her fourth grade year on a Friday in November.  The following Monday, we submitted a “Space Available” application for the gifted magnet school we thought was the best fit.

Considering that LAUSD is behind in testing second graders for gifted status, there was plenty of room in the third grade class at the school we wanted.  The next day, the gifted magnet coordinator emailed us to say our daughter had been accepted to start school there in January 2016.  We were elated and relieved. 

That night, at dinner, I told my daughter, “We have a surprise for you!”  She smiled a huge smile and guessed, “Did I get into the gifted magnet?”  She had been asking every day since we had attended the magnet open house.  When we said yes, she immediately responded, “My best friend is going to be shocked!  We didn’t think I would get in!”  I had a brief flash of what college admissions are going to feel like.

Her last month at her old school was bittersweet.  She happily counted down the days to winter break, knowing she was going to be attending a new school.  Her friends were supportive and sad.  Her teacher and principal were happy for our whole family, and also sorry to lose us.  My daughter rode the excitement and adrenaline until the day before her first day at the new school.  The night before her first day, she told me she was scared she wasn’t going to be smart anymore, and was worried she wouldn’t make friends.  I reminded her she was always going to be smart, but maybe she wasn’t going to be the smartest student in the room anymore.  And that was ok, because education is not a competition with anyone else.  I told her, it’s a competition with yourself to learn and grow as much as you can.  She nodded and replied, “That’s true, Mommy.  If its easy, its not worth doing.” I was flabbergasted by this comment and asked, “Where did you learn that?”  She said, “It’s just true. I learn the most from the things that are difficult for me.”  About friends, I told her to think of her first day as planting seeds.  Sometimes seeds grow into beautiful flowers; others become weeds; still others don’t grow at all.  It would take time to see how her friendships grew at her new school.  She was silent, then asked, “Why are you telling me this?”  I responded, “Because I don’t want you to be sad after school tomorrow if you don’t make new best friends right away.  It’s going to take time.”  She nodded, “OK.  I get it.  I really want to grow some strong, bright sunflowers, Mommy!”

I am proud and relieved to say, her first week at her new school went very well. She was warmly welcomed by her new principal as the only new student this semester, and was placed in the classroom she wanted.  She loves her new teacher and her “teaching style” (my daughter’s description).  She talks excitedly about her “seedlings” – the new friendships she has started.  She has more and different homework, and for the first time since Pre-K, has actually needed help with it.  She got a perfect score on her first vocabulary test.  We couldn’t be happier with how she’s begun this new chapter in her education, and hope her seedlings grow along with her character.    

 

Escuelas Magnet Para Esta Mami: Forzando al LAUSD Que Trabaje Por Mi Hija

No estoy presumiendo cuando digo: “Mi hija es inteligente.” Empecé a leerle a ella cuando era un recién nacido. A los cuatro meses de edad, podía pasar las páginas de el libro que le estaba leyendo. A los dieciocho meses, ella me estaba dando indicaciones para llegar a su parque favorito. A los dos años de edad, después de una rabieta, le pregunté: “Cariño, ¿Puedes decirme porque estabas tan enojada?” Ella dejó de beber su leche, y respondió: “No, mamá. No estaba enojada,estaba frustrada.” Así que tengo una niña inteligente. Esta historia es acerca de su inteligencia y de la forma en que a ella le dimos todo lo que necesitaba en lo absoluto ya que el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles es imponiendo y despersonalizando.

Ella fue intimidada horriblemente en el kinder, física y emocionalmente, incluyendo las amenazas de cortar su garganta con tijeras, golpes en el pecho tan fuertes que pensé que iba a morir, varios niños espiandola mientras ella usaba el baño. Ellos fueron identificados, pero no castigados por el personal del Distrito Escolar de Los Angeles. Pero ese es otro artículo para la Comadre otro día.

I Sus primeros y segundos maestros de grado nos dijeron durante las conferencias de padres/maestros que ella era brillante, cariñosa, un gran lector y dotada en matemáticas. De hecho, su maestra de segundo grado nos dijo que no era necesario ayudar a complementar su trabajo en clase porque ella “no tenía más que ofrecer” a nuestra hija. Para ilustrar, recordó el momento en que los niños estaban pidiendo su cualquier pregunta que querían, que cómo crecen las plantas. Mi hija quería discutir la diferencia entre un agujero negro y la materia oscura. En ese momento culpe a mi marido, que mira el canal de descubrimiento y ciencia con ella los fines de semana.

Aunque se supone que los estudiantes al hacer el examen de aptitud de dotados y talentosos en el segundo grado, nos dijeron que el Distrito Unificado Escolar de los Ángeles atrasado todo un año en pruebas. Estábamos frustrados, porque sabíamos que era probable que ella hiciera la prueba de talento y luego ser capaz de transferirla a una escuela magnet para dotados. Nuestra única otra opción era para ella “de prueba en” estado dotados pasando una prueba estandarizada llamada OLSAT.

El OLSAT (Test de aptitudes académicas Otis-Lennon), publicado por Pearson NNC, es una prueba de opción múltiple de uso común en los EE.UU. para identificar a niños superdotados. Las escuelas a menudo utilizan el OLSAT como una herramienta para la admisión en las escuelas y programas para niños dotados y talentosos o para medir el rendimiento escolar a través de todas las edades. Su maestra de segundo grado nos mostró algunas de las preguntas de la prueba OLSAT muestra y, debo admitir, que parecía bastante difícil. Y yo pase el examen de California Bar en mi primer intento. También dijo que ningún estudiante había pasado el OLSAT de la escuela de mi hija de dos años no estábamos esperanzados, y nos preguntamos acerca de tener su prueba de forma privada, así que podría tratar de meterla en una escuela magnet dotado.

Entonces, sólo tres semanas antes del final de su segundo año de grado, nos dieron una carta de su director, diciendo que nuestro hija había pasado el OLSAT y era considerado dotada a todos los efectos por el LAUSD. Nos quedamos encantados e inmediatamente establecimos una reunión con el director. Ella estaba igual de emocionada de nuestra hija era el único niño en la escuela que había pasado la prueba! Al mismo tiempo, admitió, la escuela simplemente no tenía los recursos para dar a nuestra hija los retos educativos que necesitaba. Ella amaba a nuestra hija su espíritu, el entusiasmo, su “gran personalidad” y disfrutaba de tenernos como una familia activa en las actividades de la PTA de la escuela, pero tuvo que recomendar tratar  de llevarla a una escuela magnet dotado. Lamentablemente, ya era demasiado tarde para aplicar a través de “Inscripción Abierta” del Distrito Unificado escolar de los Ángeles en mayo para una nueva escuela para el tercer grado. Nos resignamos a otro año en una escuela que aprecia la inteligencia de nuestra hija, pero simplemente no podía desafiarla.

Después de su segundo día de tercer grado, le pregunté si le gustaba. Ella dijo: “Yo amo a mi profesora, mamá! Ella es muy agradable y conozco un montón de niños en la clase ya. “Hizo una pausa. “Pero mamá, quiero más estimulación.” Le pregunté: “¿Qué tipo de estimulación?” Ella respondió: “Usted sabe, la estimulación mental. donde yo no me aburra “Mi corazón se hundió, En su segundo día de clases y ella ya sentía que iba a ser aburrido.  

En octubre, comenzamos el proceso “Opciones” en el LAUSD para aplicar para las escuelas de dotados magnet para su cuarto año escolar. Asistimos a una reunión por la tarde organizada por varias escuelas magnet y hablamos con un maestro, le mencioné que mi hija había pasado el OLSAT. Ella me preguntó acerca de sus resultados, y yo le dije. Ella está muy interesada y le dijo: “Si ella ya ha pasado el OLSAT, ella puede solicitar  para una escuela magnet para cuando hubiera ” espacio disponible. “Sé que tenemos espacio en nuestra clase de tercer grado. Ella podría ser transferida al final del semestre y comenzar con nosotros en Enero. “Nunca había oído hablar de esta opción antes y me sorprendió. Mi hija, que estaba escuchando (por supuesto), inmediatamente elevó la voz: “Yo quiero hacer eso. Mamá, quiero ser transferida a una escuela magnet. “Me volví hacia ella y le dije:” Pero ¿Qué pasará con todos tus amigos? ¿No los vas a extrañar?”  Ella no lo contemplo. “Yo puedo hacer citas para jugar con ellos mamá. Necesito una escuela nueva, necesito la estimulación.” Ella con ocho años de edad y estaba decidida a realizar este cambio, tan pronto como fuera posible.

Su padre y yo discutimos esto con ella varias veces durante el próximo mes y ella nunca vaciló. También hablamos con su maestro y director actual y fueron de mucho apoyo. Visitamos algunas escuelas magnet y se destacó por nosotros y para nuestra hija. Ella incluso eligió cuál clase de tercer grado prefería. Habíamos presentado nuestra solicitud de “opciones” para su cuarto grado  un Viernes en  Noviembre. El lunes siguiente,se presentó un “Espacio disponible” la solicitud de la escuela magnet superdotado que pensamos que era la mejor opción. Teniendo en cuenta que el Distrito Escolar Unificado de los Ángeles está detrás en la prueba de segundo grado para el estado dotado, había un montón de espacio en la clase de tercer grado en la escuela que queríamos. Al día siguiente, el coordinador de la escuela magnet nos mandó un correo  correo electrónico donde decía que nuestra hija había sido aceptado para empezar la escuela allí en Enero de 2016. Estábamos eufóricos y aliviados. Esa noche, en la cena, le dije a mi hija: “Tenemos una sorpresa para ti!” Ella sonrió con una sonrisa enorme y adivinó, “¿Me aceptaron en la escuela imán de talento?” Ella había estado pidiendo todos los días desde que habíamos asistido a esa reunión por la tarde. Cuando le dijimos que sí, ella respondió de inmediato: “Mi mejor amiga se va a sorprender! No creímos que pudiera entrar! “Tuve un breve destello de cómo se va asentir cuando la admitan en una universidad.

Su último mes en su antigua escuela fue agridulce. Ella felizmente contaba los días para las vacaciones de invierno, sabiendo que iba a asistir a una escuela nueva.Sus amigos fueron de apoyo y de tristeza Su maestro y el director estaban felices por toda la familia, y también sentían mucho perdernos. Mi hija mantuvo la emoción y la adrenalina hasta el día antes de su primer día en la nueva escuela. La noche antes de su primer día, ella me dijo que estaba asustada que tenía miedo de no ser inteligente y estaba preocupada de que no iba a hacer amigos. Le recordé que ella siempre va a ser inteligente, pero tal vez ella no  iba a ser el estudiante más inteligente en el aula y que eso estaba bien, porque la educación no es una competencia con nadie más. Le dije, es una competencia con uno mismo para aprender y crecer tanto como puedas. Ella asintió con la cabeza y respondió: “Eso es verdad, mami. Si es fácil, no es digno de hacer. “Me quedé sorprendida por este comentario y le pregunté:” ¿Dónde aprendiste eso? “Ella dijo: “Es sólo la verdad. Aprendo al máximo y provecho de las cosas que son difíciles para mí. ” Acerca de los amigos, le dije que pensara en su primer día de como plantar semillas. A veces las semillas se convierten en hermosas flores, otros se convierten en malezas; todavía otros no crecen en absoluto. Haría falta tiempo para ver cómo sus amistades crecieron a su nueva escuela. Ella se quedó en silencio, y luego preguntó: “¿Por qué me estás diciendo esto?” Le respondí: “Porque no quiero que estés triste después de la escuela si mañana no haces nuevos mejores amigos pronto. Va a tomar tiempo. “Ella asintió con la cabeza,” OK. Ya entendi. Tengo muchas ganas de crecer algunos, girasoles brillantes fuertes, mami!.Me siento orgullosa y aliviada decir que en su primer semana en su escuela nueva le fue muy bien.

Ella fue muy bien recibida por su nuevo director como la única estudiante nueva en este semestre, y se colocó en el aula que quería. Ella ama a su nuevo maestro y su “estilo de enseñanza” (descripción de mi hija). Ella habla con entusiasmo sobre sus “plántulas” las nuevas amistades que ha comenzado. Ella tiene más y diferentes tareas, y por primera vez desde Pre-escolar en realidad ha necesitado ayuda con ella. Ella consiguió una puntuación perfecta en su primera prueba de vocabulario. No podríamos estar más contentos con la forma en que ha comenzado este nuevo capítulo en su educación, y la esperanza de que sus plántulas crecen junto con su carácter.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Jerilyn Lopez-Mendoza

Jerilyn Lopez-Mendoza

Jerilyn Lopez Mendoza is an environmental attorney. She grew up in Montebello, where her parents still live, and is a proud graduate of Montebello High School, Stanford University (where she earned a bachelor's degree in American Studies) and UCLA School of Law. She is currently a President Barack Obama appointee to the international Joint Public Advisory Committee of the Commission on Environmental Cooperation, which monitors continental environmental impacts of NAFTA. She lives in the San Fernando Valley with her husband and precocious 8 year-old daughter.

One thought on “Magnet Schools for this Mami: Forcing LAUSD to Work for My Daughter

  1. Silvia Cuevas

    Tambien puede pedir a su escuela que le hagan un examen para center of talent youth (cty) dela John Hopkins University, para que tome programas en el verano, ofrecen ayuda financiera para los programas.

More Comments