Consejos Escolares NO Son Un Trampolín, Paren de Preguntarme Qué Sigue!

Durante mi permanencia como miembro del consejo escolar, he encontrado el concepto erróneo y honestamente, la noción e injusta en torno de que la oficina local sirve como un “trampolín” hacia algo más grande. Mi esperanza es que pueda deconstruir las suposiciones de la gente en torno a nuestro trabajo con el fin de reclutar e inspirar a líderes en ascenso que pueden decepcionarse por este concepto excesivamente político para tomar el riesgo y conducir del corazón sin sentirse presionado a ver esto como “simplemente el comienzo.”

Primero y ante todo, probablemente tendrá más sentido compartir que no estoy en absoluto interesada en buscar un puesto más alto. Sí, colegas e incluso algunos de mis propios mentores han cuestionado si esta falta de interés en conseguir un puesto más alto está limitando mi propio impacto potencial, pero la verdad es que mis ambiciones no son asunto de nadie sino, el mío y puedo ser transformacional mientras yo mantenga mis acciones alineadas con mis valores. Sin embargo, con el fin de permitir que la gente entienda por qué estoy tan molesta por las preguntas sobre “lo que sigue” al llegar al temido período de reelección, quiero compartir por qué esto es un problema más grande que mi propia falta de interés en ser una política de carrera.

Yo no corrí para el consejo escolar pensando en, que seguia despues. Corrí para el consejo escolar porque era idealista, y sentí que tenía conocimiento y pasión por la educación que podría ser instrumental en la transformación del sistema educativo. Como estudiante, me enseñaron el valor de la comunidad y lo importante que era no olvidar que estaba parada, en hombros de gigantes. Me encontré buscando una manera para volver y hacer más por Lynwood porque quería que todos los estudiantes tuvieran acceso a opciones – opciones que facilitarían su propia búsqueda de la felicidad.

Después de cuatro años de servir en el consejo, todavía tengo los mismos objetivos. Quiero seguir haciendo mi parte para ayudar a dar forma a la visión de nuestro distrito y continuar creando más caminos de oportunidades para nuestros estudiantes. Sigo manteniendo la creencia, que mientras la transformación de nuestro sistema educativo lleva tiempo, la búsqueda de la justicia y la equidad educativa hace que el trabajo valga la pena.

¿Por qué los consejos escolares son importantes de todos modos? Como miembro del consejo, puedo tener un impacto directo en la vida de nuestros estudiantes. Puedo tener una opinión sobre nuestras pólizas de calificación. Puedo tener una opinión sobre lo que nuestros estudiantes comen. Puedo ser defensora para iniciativas de preparación para la universidad que proporcionan a nuestros estudiantes acceso a recursos que mejor les preparará para la universidad y más allá. Puedo a abogar en nombre de los padres y asegurar que seamos creativos en la forma en que los involucramos. Puedo servir a nuestros estudiantes y familias más vulnerables y ayudar a aprobar resoluciones para protegerlos. Puedo cuidar sobre el bienestar de todos los empleados. Puedo ser la voz de los que están en el centro de todo lo que hacemos: nuestros estudiantes. Y mientras la lista puede continuar, lo que realmente importa es, qué tan importante es un consejo escolar para una comunidad. Hay mucho poder con el control local, pero con poder viene gran responsabilidad, lo que requiere la gente adecuada en la mesa.

Desafortunadamente, parece que algunas personas pueden estar tan enfocadas en “lo que sigue” que descuidan reconocer cuán significativo es el trabajo de los consejos escolares en realidad. El futuro de nuestros estudiantes no debe servir como campamentos de entrenamiento para “puestos del consejo superiores”. ¿Saben quién debe postularse para el consejo escolar? Aquellos que se preocupan por la educación y creen que TODOS LOS ESTUDIANTES merecen una educación de calidad. No necesitamos más políticos  aspirantes a una carrera, para que corran y utilicen nuestras juntas como escalones; Necesitamos líderes que vean esta posición como un honor, y nunca den por sentado el poder que tienen sobre proveer, a los estudiantes y sus familias una vida mejor.

Así que, hágame un favor, y por favor, deje de preguntarme “¿qué sigue?” Porque estoy muy orgullosa de donde estoy ahora. Me gusta saber que tengo un impacto directo en las vidas de nuestros estudiantes y si, usted no piensa que eso es suficiente, entonces le desafío a deconstruir sus conclusiones en torno al trabajo de los consejos escolares y su papel dentro de nuestro sistema. Tal vez descomponiendo cómo llegó a la conclusión de que los consejos escolares son simplemente trampolines, podrá sacar la “verdad” de esa suposición y ayudar a desmantelar la idea de que servir a la comunidad local es simplemente un punto de entrada.

The following two tabs change content below.

Alma Renteria

Alma Renteria

Alma-Delia Renteria is a proud product of Lynwood schools. As a student in Lynwood, Alma was very involved which developed in her a passion for community outreach and education. After graduating UC Riverside, with a B.A. in English and a year earlier than anticipated, she decided to make her “4th year” of college a year of giving back by joining the national non-profit City Year. While at City Year Los Angeles, Alma built a strong network of education advocates which encouraged her to apply and join the prestigious Teach For America program. Upon joining TFA, Alma began her education career as a middle school teacher in Downtown Los Angeles. It was while teaching that she realized the need to do her part to help serve the community she grew up in. Alma was elected to the Lynwood School Board in 2013, where she made college accessibility/readiness a main priority. Alma completed her Master’s degree in Urban Education at Loyola Marymount University and is currently serving her second term as Board President for the Lynwood Unified School District. She also serves as a Digital Learning Instructional Coach at a dual immersion school in Pico Rivera.

Leave a Reply