De La Prisión a Graduación: Me Lo Gane, Pero Podría Adueñarme del Título?

A veces es difícil celebrarse a sí mismo. Tal vez te sientes como un impostor. Un falso. Como si no lo merecías. O tal vez es porque no recuerdas cómo se siente la felicidad y te asusta. ¿Qué pasa si desaparece? Tienes miedo de perderlo, de modo que te has vuelto tan poco familiarizado con él, que no lo ves cuando está allí. Estrenandolo una vez que es demasiado tarde y se ha ido. Nos auto-saboteamos sin saber, una configuración predeterminada que puede venir de no estar completamente curado de nuestros traumas pasados. Así que proyectamos.

A la edad de 25 años, fui condenada por un delito no violento por un crimen que cometí cuando tenía 18 años. Un delincuente por primera vez, me condenaron a cuatro años. Esto se convirtió en una parte de mi identidad. Me encerraron y confinaron, literal y metafóricamente. Estaba marcada. Mi Letra Escarlata.

Estaba llena de razones por las que no debía participar en mi ceremonia de graduación, de California State University Northridge. ¿Quién va a venir? No quería que me recordaran lo que no tenía. Padres. Una familia de apoyo. Para ser honesta, me sentía sola, y la graduación iba a sacar todos esos sentimientos a la superficie. Yo no estaba lista para ello. Lo había enterrado todo dentro de mí, o eso pensé. Estaban viviendo dentro de mi pecho. Además de mis luchas internas, yo también estaba luchando financieramente. No podía darme el lujo de graduarme.

Como superviviente de múltiples formas de violencia y trauma, había mucho que todavía estaba tratando de aceptar. Durante años rechacé partes de mí, en vez de aprender a bailar con ellas. Entre las cosas que había enterrado estaban los dos años y medio de confinamiento solitario.

¿Qué vas a hacer después de la graduación? Me sentí encerrada de nuevo. Solicité trabajos en el campus y fui descalificada debido a mis antecedentes. No sabía lo que iba a hacer con mi vida, mucho menos, lo que haría después de la graduación

No tenía ninguna ruta. Mi futuro parecía sombrío, sin esperanzas. No, yo estoy bien, sin la graduación. Yo estaba lastimada, incapaz de sanar de una herida y ya estaba cuidando de otra. Todo esto simplemente sirvió para profundizar, mis inseguridades y miedos. No sabía cuál sería mi próximo paso. Lo estaba averiguando.

A medida que se acercaba la fecha, estaba afligida con pensamientos cada vez más. A veces estaba emocionada y, en otros, simplemente no sabía qué sentir.

Imagine ser la primera “Homegirl” de graduarse de Homeboy Industries con una licenciatura. Enormemente por seguro – pero en mi mente, yo era una mal estudiante. Me congelé cuando me pidieron que escribiera una revisión  de la literatura. No sabía cómo pedir ayuda o por dónde empezar. Dejé de ir a clase por un poco. Otros estudiantes estaban trabajando mucho más, y eran más merecedores. Tal vez la academia no era para mí.

Si quieres resultados diferentes, entonces tienes que hacer las cosas de manera diferente. Extendí la mano. Comencé a ver de vez en cuando a mi terapeuta en Homeboy. Eso ayudó.

Una cosa asombrosa me estaba pasando, pero estaba nublada por las dudas y los obstáculos imaginarios. Tal vez podría haber sido una estudiante mejor, pero no debería haber permitido que todos esos oscuros pensamientos desacreditaran mi logro, o me robaran esta increíble experiencia única, en mi vida. A pesar de todo el bien que estaba llegando a mi camino, lo hicieron, sin embargo.

Mija, después de todo el fuego por el que has pasado, te estás graduando. Este fue un gran logro que en el momento no pude entender. Yo no participe en GradFest o presenté mi solicitud y todo el papeleo necesario para caminar a través del escenario. Perdí todos los plazos e incluso, tuve que tomar una incompleta para mi clase de tesis. Lo adivinaste, esa maldita revisión de la literatura.

Vi a mi consejero de la universidad en una lectura de poemas en el campus, el mismo individuo que me dijo que no había ninguna manera de que yo caminara a través de ese escenario en Mayo de 2016

Cuando me encontré por primera vez con él yo acababa de ser aceptada a CSUN. Llegué tarde a mi cita y había estado en el campus sólo una vez antes. Me llevé a mi hijo, en aquel entonces de 2 años conmigo a mi cita de asesoramiento, haciendo la caminata de South Central al Valle. Logan, se había quedado dormido en el coche y en la transición a su cochecito, se despertó en un horrible “oh no, no me acabas de despertar de esta siesta” estado de ánimo, gritando por sus juguetes de Hulk y Spider Man que estaban en algún lugar en el asiento trasero .

De allí nos esforzamos para averiguar dónde estaba esta oficina.

Finalmente llegamos a su oficina, sólo, para que nos dijeran que volviéramos porque estaba 15 minutos tarde. “No, homie. No estoy conduciendo de vuelta. “Sacamos los Cheerios y nos sentamos en su oficina, y esperamos. Finalmente se reunió conmigo.

Le expliqué mi situación y le pregunte lo que necesitaba para graduarme en la primavera siguiente.”No va a suceder. Tu estas en período de prueba académica. Necesitas 18 unidades, y necesitas pasar el examen de escritura de división superior. No hay manera de que puedas caminar para la primavera de 2016 “, me dijo. Logan dejó caer Cheerios por todo el piso de su oficina, ni siquiera traté de recogerlos. Salí sintiéndome abrumada.

Cuando me presente de pie frente a él de nuevo, yo estaba fuera de período de prueba académica, había pasado el examen y sólo necesitaba tres unidades, lo que todavía me hacía elegible para caminar. Me preguntó si había presentado todas las formas necesarias para la graduación. No sólo perdí los plazos, no tenía los fondos. “Ven a verme”, dijo. Fui al día siguiente. Para entonces ya había puesto todas las ruedas en movimiento y movido montañas para asegurar que caminara por el escenario. Pero en realidad yo no quería hacerlo.

¿Cómo este señor, quien una vez me dijo que no se podía, de repente quiere que camine? Me senté en su oficina una vez más. Esta vez quería que camine, él estaba feliz y casi en lágrimas mientras marcaba cajas y hacía mi cheque de graduado. “¡Guau, Lilia! No lo puedo creer. ¡Lo hiciste! “, Exclamó, levantándose de su silla con lágrimas en los ojos y dándome el mas fuerte abrazó, diciendo lo orgulloso que estaba de mí. “Tienes que caminar, voy a hacer que suceda.” Y lo hizo.

Homeboy Industries, pagó por mi gorra y vestido y título. CSUN les dio 50 boletos para la ceremonia, mucho más, que los siete regulares que cada graduado obtiene habitualmente. Era una gran cosa y todo el mundo lo sabía. Yo todavía, no tanto. Todo lo que vi fueron los obstáculos. Las puertas que estaban cerradas y algunas que nunca estaban abiertas. La incertidumbre. Lo desconocido es aterrador.

Todos vinieron a animarme.

Mucho más tarde, me di cuenta de que no se trataba de mí. Fue para otros como yo, y creaando un camino para ellos. Los que no creían que llegarían tan lejos, mucho menos, tener un pequeño ejército que los animara. Se trataba de la importancia de que nos reflejen en una parte de la educación superior. Para que las Homegirls en todas partes digan, “Yo también! ¡Porque las Homegirls obtienen títulos también! ”

Mi encarcelamiento, ya no únicamente define quién soy o lo que voy a ser y yo tenía que ser dueña de eso.

No somos nuestro pasado. No somos nuestros errores, y no se definen por las peores cosas que han sido parte de nuestra jornada. Me gustaría que se han aceptado y acogido el miedo y lo desconocido, pero en aquel entonces no sabía cómo. Así que si usted está teniendo un duro un tiempo de celebración de sí mismo y sus logros, lo hace. Celebrar. Llorar. Deleite en todo. Usted lo ha hecho. Te lo mereces. Tu eres digno.

No somos nuestro pasado. No somos nuestros errores, y no estamos definidos por las peores cosas que han sido parte de nuestro viaje. Me gustaría haber abrazado y dado la bienvenida a lo asustadizo y lo desconocido, pero en ese entonces no sabía cómo hacerlo. Así que si tu lo estás encontrando difícil celebrarte a ti mismo y tus logros, hazlo. Celebra. Llora. Disfruta de todo. Tu lo has hecho. Te lo mereces. Tu eres digno.

The following two tabs change content below.

Lily Gonzalez

Lily Gonzalez

Lily Gonzalez was born and raised in South Central Los Angeles, the daughter of a single, immigrant father. Lily strives to make her father’s dream of a family of college graduates come true. She is a product of LAUSD Schools and a graduate of South Gate High School.

She is a recent cancer survivor and through some years of adversity has risen above all her recent challenges. Lily is a Homeboy Industries graduate and full-time student at California State University, Northridge. She has continued to live her life in South Los Angeles with her two children. She works to show her children that anything can be done with hard work, determination and perseverance even in the face of unimaginable challenges. Her daughter is in a Charter School and she is working to find the right Preschool program for her youngest child.

Leave a Reply