Por Qué Los Profesores Necesitan Incorporar Tecnología y Agregar Nuevas Herramientas a Sus Kits de Herramientas

Con cada año escolar académico, viene la oportunidad de apoyar nuevas iniciativas e implementar nuevas prácticas de instrucción que pueden atender mejor las necesidades de la escuela. ¿El gran panorama? El nuevo año equivale a nuevos comienzos. Desafortunadamente, estos nuevos comienzos no siempre son fáciles de implementar, ya que la mayoría de las veces, la mentalidad del personal es difícil de cambiar, y las zonas de confort, son difíciles de abandonar.

Hace unas semanas, tuve mi propia experiencia de resistencia, cuando lancé un nuevo plan de instrucción a nuestro personal, que tenía como objetivo enfocar la integración del aprendizaje digital, en nuestro modelo de intervención. Ya que sé, que cualquier nueva forma de hacer algo, siempre se encontrará con algún tipo de crítica, me preparé para proporcionar la lógica de por qué un modelo de aprendizaje semipresencial podría ayudar a apoyar a nuestros estudiantes que luchan mientras proporcionan a nuestros estudiantes ya a nivel de grado, la oportunidad para ser desafiados también. Mientras que en teoría el modelo tenía sentido – dos estaciones, una centrada en el aprendizaje digital a su propio ritmo e individualizado, la otra estación, podría variar de acuerdo a la elección del maestro y el maestro sería liberado para separar a los estudiantes a lado, para intervención en grupos pequeños, que tenía como objetivo las áreas críticas de la necesidad – me encontré con más resistencia de lo esperado.

Al reflexionar sobre por qué había tanta negatividad hacia el cambio propuesto, me di cuenta de que uno de los mayores desafíos con el avance de una escuela, viene con lo incómodo que es dejar a, lo que uno está acostumbrado, para entrar en un nuevo espacio. El modelo de intervención anterior de nuestra escuela no requería la integración diaria de la tecnología. Desafortunadamente, el uso inconsistente de la tecnología de clase a clase, creó brechas en el conocimiento digital básico y habilidades entre nuestros estudiantes, una brecha que fue más notable al analizar nuestros datos de evaluación a nivel estatal, derivados de las evaluaciones en línea de fin de año. Sin embargo, al conocer el potencial de nuestra escuela y el talento que poseían nuestros maestros, sabía que era una batalla que valía la pena. El aprendizaje semipresencial no estaba destinado a cambiar la forma en que los maestros enseñaban la intervención; estaba destinado a mejorar el aprendizaje y permitir que la tecnología sirviera como otra capa de apoyo en el aula. Como George Couros, el gurú de la integración de tecnología en el aula, comparte a menudo en sus sesiones de desarrollo profesional, “La tecnología no reemplazará a los excelentes maestros, pero la tecnología en manos de excelentes maestros, puede ser transformadora”. Con esa mentalidad a la vanguardia de nuestro nuevo modelo instruccional, ya he sido capaz de presenciar la magia en el aula.

No espero que el nuevo modelo de aprendizaje semipresencial transforme completamente la cultura de aprendizaje de nuestra escuela de un día a otro. Sé que este es un largo viaje, junto, con muchos más obstáculos por delante. Pero el enfoque está en mucho más que simplemente implementar un nuevo modelo; el objetivo real, es ayudar a cambiar las mentalidades. A menudo, los maestros con años de experiencia en el aula construyen su propio estilo y se sienten cómodos con sus prácticas de enseñanza. Aunque la consistencia puede ser beneficiosa, también puede causar complacencia. Los gran maestros reconocen que para servir mejor a los estudiantes, deben estar dispuestos a seguir siendo estudiantes ellos mismos, aprendiendo nuevos enfoques y agregando nuevas herramientas a su kit de herramientas para maestros.

A medida que preparamos a nuestros estudiantes para satisfacer las necesidades del siglo XXI, es importante que los educadores se sientan cómodos con desafiar el statu quo. Empujarse unos a otros para probar nuevas estrategias en el aula. No se sienta amenazado por la creciente necesidad de la integración de tecnología; más bien, utilice la tecnología como una herramienta. Sea innovador y piense fuera del modelo tradicional. Sólo porque una manera ha funcionado bien durante los años, eso no significa que una nueva forma no puede tener mejores resultados. No hay necesidad de reinventar la rueda, pero hay una necesidad de continuar mejorando esa rueda.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Alma Renteria

Alma Renteria

Alma-Delia Renteria is a proud product of Lynwood schools. As a student in Lynwood, Alma was very involved which developed in her a passion for community outreach and education. After graduating UC Riverside, with a B.A. in English and a year earlier than anticipated, she decided to make her “4th year” of college a year of giving back by joining the national non-profit City Year. While at City Year Los Angeles, Alma built a strong network of education advocates which encouraged her to apply and join the prestigious Teach For America program. Upon joining TFA, Alma began her education career as a middle school teacher in Downtown Los Angeles. It was while teaching that she realized the need to do her part to help serve the community she grew up in. Alma was elected to the Lynwood School Board in 2013, where she made college accessibility/readiness a main priority. Alma completed her Master’s degree in Urban Education at Loyola Marymount University and is currently serving her second term as Board President for the Lynwood Unified School District. She also serves as a Digital Learning Instructional Coach at a dual immersion school in Pico Rivera.

More Comments