“Me Robaron a Punta de Pistola, Pero Me Niego a Denigrar a Los Hombres Que Lo Hicieron”

Recientemente me preguntaron si es justo esperar que los distritos escolares proporcionen a las escuelas de bajos ingresos “recursos adicionales”. ¿Es la responsabilidad de la escuela “arreglar” a los niños de el centro de la ciudad? Déjeme responderle compartiendo una historia de vacaciones conmovedora con usted.

Pasé el último día de 2016, en una cena de celebración de los post- finales con mi novio. Después de innumerables tazas de café, noches en vela y pura persistencia, ¡lo logramos! ¡Sobrevivimos la semana de finales! Mi novio nos llevó a su casa. Después de unos minutos, finalmente, encontró un lugar de estacionamiento directamente frente a su antigua escuela primaria.

Cshhhh!

¡Golpetazo!

¡Ay!

Fue eso granizo?

Pequeños pedazos de algo, rociaron mi pierna, brillaba contra la luz de la luna.

¡Era vidrio! Fragmentos de vidrio cubrieron completamente la parte delantera de mi carro, la brisa fría vino de donde solía estar mi ventana. Vi una roca de color marrón- cálido, en mis pies. Un ladrillo voló por mi ventana?!

Dos hombres se acercaron a mi carro.

Run it nigga, what you got? Run it.

Uno de los hombres nos apuntó con un arma.

“¡Vacía tus bolsillos!”

Un hombre metió la mano en el bolsillo de mi novio.

“Está bien, tómalo, es tuyo”

Mi novio entregó su teléfono y su billetera.

La pistola se movió.

“¿¡Y tu!?”

“N-n-nada”, lloré.

El hombre me miró; podía sentirlo observándome de cerca, examinando mi voz cuidadosamente.

Afortunadamente, después de eso, rápidamente dieron la vuelta y corrieron en lo oscuro

Mi novio y yo, vivimos en diferentes partes del sur Centro de Los Ángeles. El sur Centro es nuestro hogar; es nuestro santuario lejos de la academia blanca, y nuestra motivación en cada obstáculo que UCLA nos arrojó. Sí, nos podrían haber robado en cualquier lugar, pero eso es lo que pasa con la inequidad sistémica; la violencia y el crimen ocurren persistentemente, a tasas más altas en el barrio, que en cualquier otro lugar.

En los últimos 6 meses, se reportaron 571 crímenes violentos en el Westside de Los Ángeles; Se reportaron 6,804 crímenes violentos en el sur de Los Ángeles (Los Ángeles Times, Diciembre de 2017). ¿Por qué? Vamos a mirar más profundo, las escuelas públicas en el Westside recibieron un puntaje promedio de API de aproximadamente 7/10 en el rendimiento escolar. Las escuelas públicas en el sur de Los Ángeles recibieron un puntaje promedio de API de aproximadamente 3.7 / 10 en el rendimiento escolar (Los Ángeles Times, 2017). La realidad es que los estudiantes de zonas urbanas casi, exclusivamente tienen acceso a escuelas que fracasan. En mi comunidad, sabemos que el acceso a la educación es la diferencia entre tener una carrera, o ir a la cárcel. Sin embargo, el acceso a una educación de alta calidad, reduce la probabilidad de las tasas de delincuencia entre adolescentes y adultos con jóvenes en riesgo.

Nos robaron esa noche, pero nunca puedo llamar a los hombres que nos robaron gente mala. Nunca puedo llamar a esos hombres gente mala porque su escuela preparatoria local, tiene una tasa de competencia matemática de 14 por ciento; su escuela preparatoria local es una fábrica de abandono escolar, que nunca esperó, o apoyó, a estos estudiantes para asistir a la universidad. Yo de ninguna manera justifico o perdono la violencia; Esos hombres hicieron algo malo, pero no son malas personas. No podemos seguir llamando educación al gran ecualizador cuando limitamos el acceso a la escuela de calidad alejado de las comunidades de bajos ingresos. El LAUSD les falló y continúa fallando a los estudiantes del centro de la ciudad hoy. De niños, mis compañeros del Sur Centro aspiraban a convertirse en policías, médicos, abogados y maestros. Como adultos, mis compañeros del Sur Centro están en el sistema de justicia, porque la calidad de la educación que recibieron limitó severamente sus opciones de empleo e hizo casi imposible mantener a sus familias.

Permítanme dejar esto claro, no estamos pidiendo una mano; estamos pidiendo igualdad de condiciones.

No, no creo que sea demasiado pedir a los distritos escolares que proporcionen recursos equitativos a las escuelas que, al inicio, no brindan a sus estudiantes los mismos privilegios que reciben los estudiantes de las comunidades acomodadas. No pedimos nacer en el Sur Centro, de la misma manera que los estudiantes en Beverly Hills, no pidieron nacer en la afluencia. Eso es con el privilegio, es arbitrario. El Sur Centro se ha quedado atrás y se le han dado soluciones de vendaje por generaciones, ya es suficiente. El acceso a una educación de calidad es un derecho, no un privilegio. Las ciudades interiores son dignas de la misma educación de calidad que reciben las ciudades acomodadas. Nuestros estudiantes están más, que listos, para recibir una educación de alta calidad; de hecho, ellos ya la están esperando.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Desiree Martinez

Desiree Martinez

Desiree Martinez is a proud native from South Central Los Angeles and a first generation college graduate from UCLA. Upon experiencing the lack of representation of students of color at UCLA, she began to advocate for education reform in order to fight for the empty seats in higher education that her classmates didn't have the opportunity to fill. Desiree is heavily involved in combating educational inequity in her community. As a member of Students For Education Reform, she gained exposure to grassroots organizing. Her experiences in her community propelled her to work in social justice education advocacy work. Her goal is to one day work for the CA Department of Education to improve the quality of education for all students.

More Comments