El Barajeo de la Escuela Pública

Cuando fue hora de que mi hijo comenzara la escuela hice un compromiso con las escuelas, públicas.

Asistí a una escuela católica. Mi madre nos dijo que se debió  principalmente a la comodidad. Mi hermana y yo nacimos después del 1 de diciembre, y no podía esperar otro año para inscribirnos en la escuela.

Elegí la escuela pública debido a mi compromiso con nuestro sistema educativo y como una joven madre soltera,no podía pagar la escuela privada.

Sin embargo, ha sido un camino largo y difícil.

Tuve suerte como estudiante de la UCLA, mi hijo asistió a preescolar y jardín de niños a través de su programa de aprendizaje a temprana edad de forma gratuita. Cuando llegó el momento de inscribirlo en 1er grado, busqué la calificación API en decenas de escuelas. En ese momento, California tenía un sistema de un Índice de Rendimiento Académico (API) sistema que calificó escuelas de 200-1000. Me mudé de las palmas a la zona del lago de plata / Echo Park debido a la escuela primaria local.

Este sería el comienzo de la angustia y la preocupación que tuve durante 15 años, cada vez que tenía que encontrar una nueva escuela para mis hijos. A menos que usted vive en una zona muy prospera, encontrar una buena escuela en California es casi imposible.

Me mudé a la zona de la Bahía y comenzó el proceso de nuevo. Me mude a Oakland, donde era posible poder vivir bien, pero las escuelas cerca de mi nuevo apartamento no tenía puntuaciones altas de API. Consegui la dirección de un amigo en Berkeley donde inscribí a mi hijo en la única escuela donde había cupo. Era la escuela con el nivel escolar más bajo, pero todas las escuelas de Berkeley eran bastante buenas.   

En la secundaria, fuimos a la escuela de nuestro vecindario. Era pequeña y la mayoría de sus amigos iban a la misma escuela. Originalmente fue una escuela magnet, con un fuerte historial académico. Para la escuela preparatoria, sólo había una en el distrito. Platique con mi hijo sobre las opciones de escuelas privadas. No estaba interesado, y estuvo bien porque no  estaba segura de que podría pagarla.

Me hubiera gustado que él asistiera a una preparatoria más pequeña. Era fácil para un niño, especialmente un niño de color, perderse en una escuela con más de 3.000 estudiantes. Mientras que el próspero jugando lacrosse, y no obtuvo el apoyo académico necesario.

Luego me convertí en madrasta y empecé el proceso de búsqueda de escuela de nuevo. En este tiempo, California no estaba usando el sistema API. Por suerte, cuando unimos nuestra familia yo vivía en un barrio con una de las escuelas primarias con mayor rendimiento en nuestro distrito. fue aquí donde inscribimos a nuestro hijo.

En la secundaria nos enfrentamos a otro dilema. Nos habíamos mudado y la escuela secundaria local no tienen buenos resultados en las pruebas. Fui en línea a investigar cada escuela secundaria en el distrito. Mi amigo estaba en la junta de consejo de una organización  charter. Ese año, tenían los resultados de las pruebas más altos. Y se inscribió a nuestro hijo en esa escuela autónoma.

Estamos casi a punto de terminar, mi hijo era un Junior. Donde mandarlo a la escuela preparatoria, era nuestra última opción P-12. Estábamos en zonas de una de las peores escuelas preparatorias en el distrito, de acuerdo con resultados de las pruebas de graduación de la escuela preparatorias. Nuestro distrito no publica las tasas de ingreso a la universidad por  escuela.

Una vez más,investigue cada vecindario en escuela secundaria chárter en el distrito. Y encontré una escuela media,este es un programa innovador donde los estudiantes asisten a la preparatoria en la universidad y se gradúan con un AA y un diploma de preparatoria. Tenían fuertes resultados de las pruebas y el 100% de los estudiantes van a la universidad. Aplicó y fue aceptado. Gracias a dios.

La mayor parte de nuestras elecciones fueron informados por los resultados de las pruebas escolares y evaluaciones disponibles en línea. A veces no tenía otra opción. Cada vez, mis opciones eran mínimas y limitadas.

A través del zigzagueante camino que ha sido nuestro proceso de elección de escuela, estoy agradecida por las coincidencias, suerte, y las personas que me apoyaron en cada proceso. También estoy muy consciente de que las familias no deberían tener que batallar tanto para conseguir que nuestros hijos tengan una buena educación.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Raquel F. Donoso

Raquel F. Donoso

Raquel F. Donoso is a parent, advocate, writer, and results-driven leader. Her mission to increase educational equity for students began when she became a single mother in college. Having first-hand knowledge of the barriers and obstacles low-income, single-parent families experience, she dedicated her life to increasing opportunities for other families like hers. With 20-years of experience in the social sector, she founded Just Results Consulting, a mission-driven firm that works to increase opportunities for children, youth, and families. Prior to JR, she directed the Mission Promise Neighborhood, a $30M federally funded initiative to create a cradle to college to career pipeline in San Francisco and was CEO of the Latino Community Foundation. Raquel earned her Bachelor’s and Master’s degrees from UCLA and is currently completing her Doctorate in Educational Leadership from UC, Davis. Her older son is a graduate of Clark University, and her younger son is a Junior at Middle College in West Contra Costa.

Raquel F. Donoso

Latest posts by Raquel F. Donoso (see all)

More Comments