No Podemos Sólo Enfocarnos en la Brecha de Logros, También Debemos Abordar la Brecha de Creencias

Como miembro de la junta escolar y educadora, muchas veces tengo el desafío de tener que explicar a las personas que la brecha de logros, es en realidad una cuestión secundaria de la brecha de creencias. La brecha de rendimiento explicada por el glosario de la reforma educativa, “se refiere a cualquier disparidad significativa y persistente en el rendimiento académico o el logro educativo entre diferentes grupos de estudiantes, como estudiantes blancos y minorías, por ejemplo, o estudiantes de hogares de ingresos altos y bajos”. Irónicamente, para muchos de mis colegas, es más fácil centrar la atención en la brecha de rendimiento, ya que nos permite pensar, que a través de una intervención académica intensiva y programas de apoyo adicionales, podríamos eliminar la “brecha”. Desafortunadamente, el problema es mucho más grande que eso. Aunque creo firmemente, que la mayoría de nosotros en posiciones que tienen poder sobre cambiar los logros de un distrito escolar, tenemos una comprensión clara de que comprometernos a cerrar las brechas de logros significa que debemos comprometernos a una distribución equitativa, de los resultados educativos, no estoy seguro de que todos comprendamos que en el corazón de eso, hay un problema por el cual debemos estar más cómodos teniendo conversaciones difíciles; esa es la “brecha de creencias”.

La investigación compartida por las Escuelas Innovar, conocidas como Innovate Schools, ha encontrado que los profesores tienen expectativas más bajas para los estudiantes de color y tienden a creer en los estudiantes blancos incluso, cuando ambos tienen el mismo historial académico; este fenómeno se llama “brecha de creencias”. Esta investigación se remonta, al trabajo iniciado en los años 60:

“En 1964, el profesor de Harvard Robert Rosenthal, hizo un famoso estudio sobre cómo las expectativas de los maestros afectan a los estudiantes. En una escuela primaria en San Francisco, Rosenthal eligió estudiantes al azar. Les dijo a sus maestros que éstos estudiantes en particular, experimentarían un crecimiento significativo en su cociente intelectual. Después siguió a los estudiantes y profesores durante dos años.

¿El resultado? Los maestros comenzaron a favorecer a esos estudiantes más. Les dieron más tiempo para responder preguntas. Les proporcionaron comentarios más específicos. Incluso, sonrieron y asintieron a estos estudiantes más que al resto. Al final de los dos años, aunque éstos estudiantes en realidad no tenían un mayor coeficiente intelectual que los demás, la mentira de Rosenthal, se hizo realidad. Estos estudiantes terminaron obteniendo puntajes más altos en las pruebas de inteligencia.

El experimento de Rosenthal demostró el increíble, poder de la creencia. Cuando los maestros creen en un alumno, el alumno rinde mejor, independientemente de sus logros académicos pasados. Pero lo opuesto también es cierto”.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Alma Renteria

Alma Renteria

Alma-Delia Renteria is a proud product of Lynwood schools. After graduating UC Riverside, with a B.A. in English and a year earlier than anticipated, she decided to commit her “gap year” to City Year. After City Year Los Angeles, Alma went on to purse a teaching career with Teach For America Los Angeles. Upon joining TFA, Alma began her education career as a middle school teacher. It was while teaching that she realized the need to do her part to help serve the community she grew up in and decided to run for office, getting elected to the Lynwood School Board at only 23 years old. Alma completed her Master’s degree in Urban Education at Loyola Marymount University and is currently pursuing a 2nd Masters in Education Leadership and her Admin Credential. She was recently appointed by the Speaker to the Instructional Quality Commission and also serves as a Digital Learning Instructional Coach at a dual immersion school in Pico Rivera.

More Comments