Nuestros Hijos No Leen en Casa Porque Nosotros No lo Hacemos

Fui hipócrita con mis alumnos durante mucho tiempo. Les recalqué la importancia de leer a diario, pero yo, no estaba leyendo en casa. Los padres de mis alumnos seguido se quejan de que sus hijos se niegan a leer en casa. Sin embargo, cuando les pregunto si ellos leen en casa, me dicen que están demasiado ocupados. Sin embargo, he escuchado a algunos padres hablar sobre la novela más reciente de Telemundo. Los niños valorarán lo que valoramos, y mostramos lo que valoramos en lo que hacemos. Si vamos a motivar a los alumnos para que lean en casa, entonces vamos a necesitar hacerlo nosotros mismos, proporcionar a los estudiantes la opción y la agencia para que se apropien de sus preferencias de lectura, mientras les damos a nuestros niños acceso a una multitud de opciones de lectura.

Todos conocemos la lucha de tratar de hacer que nuestros hijos lean en casa.  En un artículo de Kylie Rymanowicz de la Universidad Estatal de Michigan, ella afirma que los niños aprenden más observando a los demás. Si no les demostramos a nuestros hijos que valoramos leer lo suficiente leyendo nosotros mismos, entonces no nos creerán cuando les digamos que la lectura es importante. Una forma fácil de garantizar que estamos modelando la importancia de la lectura es estableciendo un tiempo diario de lectura familiar. Esto podría ser un tiempo rápido de 20-30 minutos después de la cena, antes de acostarse, cuando ustedes gusten. Durante este tiempo, todos podrían simplemente sentarse en su silla o sofá favorito (¡o en la alfombra!) y disfrutar de un buen libro o revista. La clave es permanecer constante y mantener este tiempo sagrado al menos cinco veces a la semana.

Además de ver a los adultos en sus vidas disfrutar de la lectura, los niños también deben leer libros que son “perfectos” para ellos. Un libro se considera “correcto” si el niño está genuinamente interesado (y entusiasmado) sobre el material de lectura y si el contenido escrito está en su nivel de lectura independiente. Pero, ¿cómo puede saber si un libro o artículo está en el nivel de lectura de su hijo? El sitio web Reading Rockets sugiere una estrategia que he estado usando efectivamente durante años en mi propia clase. Haga que el niño abra el libro o artículo en cualquier página que esté llena de texto y pídales que lean el texto en voz alta. Cada vez que encuentran una palabra de la que no están seguros, simplemente levantan un dedo. Si al final de la página han encontrado cuatro o cinco palabras de las que no están seguros, entonces ese texto es probable que esté por encima de su nivel de lectura.

Sin embargo, si los niños van a seleccionar textos “correctos”, deben tener acceso a ellos. Por lo tanto, debemos hacer de la biblioteca local nuestro mejor amigo. En la biblioteca, los estudiantes no solo pueden explorar una selección de selecciones mayor que la que tienen en casa o en la escuela, sino que también tienen la capacidad de solicitar libros específicos en los que están interesados. Además, qué y cómo los niños leen ha cambiado debido a avances tecnológicos. Debido a esto, es importante que permitamos a los estudiantes leer artículos en línea y usar sus tecnologías para acceder al texto.

Para concluir, debemos mostrarles a nuestros estudiantes que la lectura es de hecho valiosa al convertirnos nosotros mismos en lectores. Al establecer un tiempo diario de lectura familiar, podemos comenzar este proceso. Los niños también deben elegir libros que realmente quieran leer y que puedan leer independientemente. Esto significa que los niños deben tener opciones en lo que están leyendo. No importa si están leyendo un cómic, un artículo deportivo de ESPN (Red de Programación de Entretenimiento y Deporte) o una guía práctica de videojuegos porque leer es leer. Por último, debemos acostumbrarnos a frecuentar nuestras bibliotecas locales para ofrecerles a los estudiantes más opciones de lectura (¡incluso la lectura desde una pantalla digital!). Neil Gaiman dijo una vez: “Un libro es un sueño que tienes en tus manos”. Bueno, es hora de volver a soñar.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Carlos Monzon

Carlos Monzon

Carlos Monzon is a native Angeleno who teaches in the heart of Los Angeles. After teaching in the private sector and later for KIPP LA’s Charter Schools, Carlos now teaches fifth- grade for LAUSD where he was awarded the district’s Rookie Teacher of the Year in 2017. He was raised mostly by his mother and two older sisters whom he often refers to as “the queens of my life”.
He attended California State University Northridge for both his under and post- graduate studies. Carlos’ current thesis research revolves around innovative instructional and assessment strategies to deepen student’s depth-of-knowledge. He is passionate about closing the achievement gap of inner-city youth though his work inside and outside of the classroom.

More Comments