No Solamente se Trata de Útiles Escolares: la Preparación Mental es Esencial para el Regreso a Clases

Regresar a la escuela puede ser un momento emocionante y ansioso para los estudiantes.  Para los estudiantes más jóvenes, esto puede significar ir de compras de útiles escolares con sus padres y obtener todos esos artículos nuevos y mochilas personalizadas, pero a medida que creces,  esto se torna en saber qué clases tomar para graduarse y pasar al siguiente nivel en la vida. Recuerdo muy bien en la escuela primaria y secundaria ir a WalMart y Target con mi mamá y mi hermano para las ventas de “Regreso a la escuela” para comprar todos nuestros útiles escolares de la lista que se nos proporcionó.  El pasillo de suministro escolar era (y aún es) mi sección favorita de cualquier tienda. Desde los colores brillantes hasta la variedad de opciones de lápices de colores, estuches para lápices y loncheras, no perdía el tiempo buscando todos los suministros en mi color favorito con mis personajes favoritos en ellos. Mis padres fueron los que tomaron estas buenas decisiones  en mi educación y se aseguraron de que estuviera preparada para el éxito, sin importar dónde estuviese.

No fue hasta que ingresé a la preparatoria que el “regreso a la escuela” comenzó a significar algo diferente. Fui a una preparatoria predominantemente blanca en San Francisco y tuve que adaptarme bastante rápido para encajar en la cultura escolar.  Mis padres no necesariamente me prepararon para este choque cultural, pero pensando retroactivamente, no creo que hubieran podido hacer mucho más que empujarme a hacer lo mejor que puedo a pesar de estar en el aula. Durante este tiempo, fui el principal responsable de mis decisiones educativas, como elegir clases, estar segura de tener todos los suministros que necesitaba (ya no se proporcionaba una lista de útiles escolares) y pensar en qué participar en el campus. Me proporcionaron mi propia computadora portátil y necesitaba contar con un plan de estudios de las tareas de clase y los libros requeridos.  Este fue mi primer paso hacia la adultez y yo, era el menos preparado comparado con muchos de mis compañeros de clase. Aquí es cuando los sentimientos de ansiedad anulan la excitación. Sentí que estaba entrando en un nuevo territorio sin una ruta. La preparatoria fue un lugar en el que navegué por mi cuenta durante el primer año, pero una vez que comencé a hacer conexiones y pedir ayuda a los que me rodeaban, me sentí más cómoda con los sistemas y las rutinas. Si bien mi experiencia en la preparatoria no fue nada fácil, valió la pena tener amigos que estuvieran pasando por este viaje conmigo.

La escuela preparatoria me preparó más para la universidad que  lo que mi escuela secundaria me había preparado para la preparatoria.  Al igual que en mi experiencia en la preparatoria, asistí a una universidad predominantemente blanca en Nueva York.  Mientras me sentía más preparado esta vez con la transición, no había nada que me preparara para este nivel de cambio en mi vida. Una vez más, los sentimientos de ansiedad y aislamiento eran evidentes y como mis padres no sabían cómo navegar en el sistema universitario yo, estaba sola.

Ahora estaba a cargo de mis finanzas, situación de vida, trayectoria educativa, carrera profesional y más. Lo que estaba en juego era mucho más alto en la universidad y lo sabía desde el momento en que pisé el campus.  Mis padres estaban físicamente allí para ayudarme a mudarme, pero el cambio de ubicación de California a Nueva York fue drástico, y la sensación de competencia en una Ivy League era dominante. Esta vez, el estar preparado para la escuela significaba que se pagaba la matrícula, asegurar un trabajo en el campus o cerca del mismo para mantenerme económicamente, se pagaba el depósito de la vivienda antes de mudarse, se compraban los vuelos por adelantado y por supuesto, se completaba el registro de la clase.  Pero lo que a menudo se pasa por alto fue mi preparación mental. La universidad era un lugar difícil para navegar, particularmente como una persona de color y una estudiante universitaria de primera generación. No había una lista de verificación para estudiantes como yo que se aseguró de que estuviéramos mentalmente preparados para un lugar como la Universidad de Columbia. Estos son aspectos de la universidad que yo, y muchos de mis amigos en situaciones similares, aprendí de la peor manera. Confiamos el uno en el otro como apoyo y motivación. Comprendemos las luchas comunes a las que todos nos enfrentamos en el campus y nos aseguramos de que siempre nos contamos entre nosotros todo el tiempo. Cuando llegó la hora del final del verano y de regresar para los próximos años, mis amigos y yo, siempre nos registramos para ver cómo estábamos y si estábamos listos para enfrentar otro semestre. El viaje hubiera sido imposible sin los amigos y el personal en el campus que hicieron que fuera una prioridad acercarse y ver cómo me estaba yendo.  La universidad era un lugar difícil algunas veces, pero estoy agradecido por mis experiencias y amigos que me mantuvieron en la tierra y motivado para persistir y graduarme.

Para los estudiantes que vuelven a la escuela, este es un momento difícil e impredecible del año, pero un consejo que debes tener en cuenta es cuidarte primero. La escuela va a ser un lugar difícil de atravesar si no estás preparado mentalmente para ello.  Pero también diviértete y piensa más allá de lo que pueda ser, se espontaneo y explora tus intereses. Expande tus horizontes y haz algo que nunca pensaste hacer o estudiar. Disfruta el proceso y asegúrate de tener siempre la asistencia que necesitas para seguir.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Ashley Terry

Ashley Terry

Ashley Terry, raised in the East Bay Area, graduated from The Bay School of San Francisco and received her Bachelor's degree in Africana Studies from Barnard College of Columbia University in 2015. She currently works at KIPP Bay Area Schools as an Alumni Advisor supporting college-aged students. Through her work, she hopes to cultivate change within her students and now through her written work.

More Comments