Mi Familia No Celebra el Día de Acción de Gracias

No, no es lo que piensas. No somos la familia que estamos al margen de todo que boicotea los días festivos como una forma de resistencia contra el colonialismo, aunque el colonialismo vale pa’ pura fregada. Me canse de comer en platos desechables y toppers.

Mientras crecía, el Día de Acción de Gracias le dio a mi madre la oportunidad de servir una comida elegante, cocinada en elegantes ollas Rena-Ware, y servida en todos los delicados platos de Princess House que colecto poco a poco y conscientemente a través de años y años de demostraciones. No podrías sentarte en la mesa de Acción de Gracias si no estabas vestido adecuadamente. Los hombres y los niños comían primero, seguidos por las madres, que luego se quedaban en la mesa durante horas y horas de chisme.

Luego me casé y comenzó la inevitable necesidad de dividir los días festivos. Digamos que el Día de Acción de Gracias funcionó de manera muy diferente en la casa de mis suegros. La cena se llevaba a cabo en una mesa larga para que todos pudieran comer al mismo tiempo (¡genial!) Y la comida se servía en platos desechables (calientita). Un año, todos tuvimos muy poco interés y ni siquiera nos molestamos en preparar la cena. En serio. Pedimos una comida preparada a Marie Callender y la metimos en el horno. Cuando llegó el momento de servir, ni siquiera nos molestamos en esconder de que fue comprada en la tienda y nos servimos directamente de los contenedores de plástico para llevar. Eso fue el colmo. Esto ya ni siquiera era Acción de Gracias.

“Podemos hacerlo mejor”, le dije a ambos lados de la familia. Opine, haciendo ver que con el dinero que habíamos gastado en esa aburrida cena de Marie Callender, podríamos alimentar a los 60 hombres que vivían en el refugio para personas sin hogar de Boyle Heights que dirigía mi amiga. Y eso es lo que hemos hecho desde entonces.

Cada año, les preguntamos a los residentes qué les gustaría comer en Acción de Gracias. Algunos años piden una cena tradicional de pavo con aderezo. Otras veces, tal vez anhelando un poco de sus tradiciones, han pedido tamales, pozole e incluso barbacoa o birria. Un año pidieron carne asada. Siempre los complacemos. Nunca nos cuesta más de $ 300 para alimentar a todos.

Se ha convertido en una hermosa tradición a la que más y más familiares se han unido a medida que pasan los años. Hacemos la cena en la cocina del refugio, la servimos, decimos gracia y nos reunimos con los residentes en sus mesas. Los niños pasan del puesto de controlar la línea, al puesto de servir comida, al puesto de servir las bebidas mientras crecen. No hay cámaras. No hay celebridades. Solo una cena humilde y la alegría de dar más.

Cuando los residentes salen del comedor para retirarse a sus habitaciones, se detienen y nos agradecen. “Que Dios te dé más”, nos dicen.

“Dios ya lo ha hecho”, les respondo.

What do you think?

The following two tabs change content below.

lacomadre

We are Moms, Tias, Ninas and Play-Tias who love children in our lives and we want to help every child succeed in school. Navigating schools and education—from preschool to college—is hard. We want to help each other with this.

We are all in this together with you. We want to be a resource for you and for all of the children you love. Whether you need some info or you have info to share, you know where to go…LA Comadre.

More Comments