Cómo Mi Profesor de Estadística Me Hizo Reflexionar Sobre los Educadores Que se Preocupan

Mientras estoy aquí sentada y respiro profundamente, sintiéndome aliviada porque los finales han terminado y, puedo concentrarme al 100% en todos mis otros compromisos a tiempo completo, puedo decir: “YEAH, pasé mi clase de estadísticas”, con gran orgullo. Fue un curso intensivo de ocho semanas, que me enseñó más que las fórmulas y cómo usar mi calculadora gráfica alquilada. Antes de tomar estadísticas, las matemáticas y yo, éramos enemigos, las matemáticas agotaban mi alma, y ​​no me gustaba la mayoría de los profesores de matemáticas que había encontrado, con la excepción de algunos que conocí en el colegio. Siempre sentí que tenía que trabajar el doble, para entender los conceptos y no estaba motivada para unirme a ningún grupo de estudio. Odiaba hacer mi trabajo y, lo hacía solo para pasar.

Me emocioné mucho cuando descubrí que pasé la clase y sé que fue, porque, fue muy difícil para mí. Muchas veces tuve ganas de rendirme y le decía a mi profesor que me sentía frustrada de que me gustara algo, pero no lo podía entender, como una mala relación. Cada vez que iba a revisar el material y desahogarme, o, enviarle un correo electrónico con preguntas y correos electrónicos de rabieta, él se tomaba el tiempo para escucharme y me alentaba, a seguir estudiando, a hacer preguntas y seguir asistiendo.

Cuando pienso en mis años de educación K-12, recuerdo que solo un otro educador me inspiró de manera similar, y eso fue en el octavo grado. La Sra. Hawkins, fue mi profesora de historia y asesora del anuario. Sabía que ella se preocupaba por nosotros, y todavía recuerdo los comentarios escritos en mis papeles, me los devolvió con críticas serias y constructivas. Antes de estar en la clase de la Sra. Hawkins, no me importaba mucho la historia, ni ningún otro tema. Y, de hecho, después del 8vo grado no me importó mucho la escuela, punto. Simplemente hice mi trabajo porque era lo que debía hacer, no tenía conexión con el proceso. No tengo ningún otro gran recuerdo de maestros en mis años de K-12, como algunos de mis amigos. No creo que todos mis profesores fueron horribles, solo era una estudiante tranquila, que se avergonzaba de pedir ayuda, y pasaba desapercibida la mayor parte del tiempo. Estoy bastante segura de que hay muchos estudiantes así, que están sentados en las aulas todos los días.

Veinte años más tarde, Castro, mi profesor de estadisticas, me dio una nueva perspectiva matemática, por primera vez, me gustaba hacer la tarea, y no podía esperar a ver si había resuelto los problemas correctamente. Abandoné la mayor parte de mis fines de semana para estudiar, hice la tarea en el auto, mientras mi hijo tenía práctica de béisbol, me llevé a mi hijo muchas veces al laboratorio de matemáticas, para poder recibir tutoría, o estudiar junto a mis compañeros. Trabajé duro, y no lo odié. No temía ir, a una clase de dos horas y media, cuatro veces a la semana.

¿Cómo o qué hizo Castro para cambiar mi mentalidad? Durante las ocho semanas no entendí mucho del contenido, no tuve tiempo para pensar por qué estaba disfrutando de la clase, a pesar de que estaba luchando. No tuve tiempo para escribir un blog. La tarea y el estudio es todo para lo que tuve tiempo. Ahora que he tenido unas pocas noches de sueño decente, he llegado a comprender, que fue debido a su compromiso como educador, que me hizo querer trabajar duro para aprobar.

Castro es un profesor estricto. No dobló las reglas para nadie, nos dijo que nos esperaba, y, desde el primer día, animó a todos a quedarse, presentarse a tiempo todos los días, tomar buenas notas, hacer el trabajo, estudiar a diario, formar un grupo de estudio, ir a las horas de oficina, y hacer muchas de preguntas. Su discurso de introducción con el programa detallado, pudo haber intimidado a los estudiantes y muchos se retiraron después de la primer semana, y para el final, tal vez había entre 12 y 15 estudiantes que tomaron el examen final. Los que nos quedamos trabajamos muy duro.  

¿Qué hace a Castro diferente a otros profesores de matemáticas? Sus conferencias son las que lo hacen único, cada día, iba a clase con suficiente energía para poner un espectáculo. Lo que quiero decir con eso, es que tomó el material en serio todos los días, involucró escenarios de la vida real, en cada sección, en las cuales, la clase pudo conectarse a los problemas; ya sea que incluyeran información de encuestas universitarias, apuestas, estadísticas de citas y varios otros temas relevantes. Alentó la participación de los estudiantes llamándonos por nuestro nombre y, haciéndonos preguntas con las que sabía que estábamos luchando. Hizo que cada sesión de clase fuera interesante; Solo puedo imaginar que se sintió agotado después de cada clase, como probablemente lo hacen los grandes educadores.

También llegaba al campus lo suficientemente temprano, como para visitar su oficina y hacer preguntas sobre la tarea previa a la clase. Calificaba nuestro trabajo de inmediato y lo devolvía prácticamente al día siguiente, siempre supe dónde estaba en la clase y me ENCANTÓ. Puede revisar mis errores con él y corregirlos para  poder utilizar mi trabajo para estudiar para los exámenes. Además de llegar temprano, dando clases durante 2 horas y media, también se quedaba en el laboratorio de matemáticas unas horas al día después de clase, ayudándonos y respondiendo nuestras preguntas. Respondió a los correos electrónicos de manera oportuna, incluso los fines de semana. Su compromiso demuestra cuánto le importa el éxito de los estudiantes.

Castro inspira a los estudiantes con su propia historia personal, no me sentiría bien compartiéndola por él, así que no lo haré, pero él realmente cree en sus estudiantes y lo verbalizó en cada oportunidad que tuvo. En una de nuestras discusiones de clase, hablamos sobre el GPA, para estudiantes de preparatoria y los puntajes del SAT, y esto nos llevó a una conversación sobre educación de calidad en el sector público, en la que varios estudiantes podrían relacionarse con haber sido engañados de una buena educación. No pasamos más de unos minutos en la conversación, pero en esos minutos, sé que toco una cuerda para muchos estudiantes y les aclaró que no era su culpa haber sido engañados. Mi corazón se hundió cuando miré sus caras pensativas, ya que la mayoría de ellos, estaban en sus 20’s, pero al mismo tiempo, sé que ellos también apreciaban sus palabras.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Cindy Borbon

Cindy Borbon

Cindy Borbon is a Co-founder, Editorial Manager of LaComadre.org. and is also a licensed Financial Advisor. Cindy is a single mother of two children; her eldest attends the University of Merced and youngest attends elementary school. Cindy has 15 year experience in Auto Finance industry. She is currently pursuing her Bachelor’s in Business Business Administration.

More Comments