AB 221 Podría Empeorar la Escasez de Maestros en California

La semana pasada, la asambleísta Cristina García, introdujo AB 221, que prohibiría que maestros sin formación, enseñen en escuelas de bajos recursos. En su esencia, el proyecto de ley, busca “cerrar la brecha de oportunidades”, pero fracasa en su intento haciendo que una organización conocida por reclutar a maestros jóvenes y colocarlos en escuelas con una gran necesidad, sea el blanco: Teach For America. Según un comunicado compartido por el equipo de la asambleísta García, esta legislación “busca prevenir las disparidades educativas adicionales, que persisten en las escuelas financiadas por el Título 1 (bajos ingresos) y, a menudo, se ven exacerbadas por la falta de capacitación y retención de educadores que se observa a través de los aprendices colocados por Teach for America (TFA).

Como miembro del Cuerpo de Teach For America en 2012, no podría estar más en desacuerdo con el concepto detrás del proyecto de ley propuesto. Yo también fui una nueva maestra en un momento dado, y puedo aceptar que, probablemente no fui tan efectiva como algunos de mis colegas con años de experiencia. Sin embargo, también puedo afirmar con confianza, que mis alumnos obtuvieron un nuevo amor por el aprendizaje y la lectura; los dos que se proveyeron de mi propia emoción de ser su maestra. Llámelo ingenuo, pero la verdad es que los estudiantes que asisten a clases con maestros que se preocupan más por ellos, que solo enseñando estándares académicos, son los estudiantes que terminan siendo más exitosos. Pude ofrecerles a mis alumnos mi pasión y mi voluntad, de hacer un esfuerzo adicional para enseñarles cómo escribir un ensayo adecuado y, al mismo tiempo, enseñarles sobre el valor de la promoción, llevándolos a marchas conmigo. La verdad es que, sin que nosotros sirviéramos en nuestras aulas, la mayoría de nuestros estudiantes habrían tenido que lidiar con sustitutos, ya que había escasez en ese momento. La escasez de maestros ha empeorado con el tiempo.

Cuando miro hacia atrás, puedo admitir que con los años me convertí en una maestra más fuerte. Estoy de acuerdo en que gran parte de eso, fue el resultado de recibir y participar en el desarrollo profesional continuo, pero también por el simple hecho de que los maestros necesitan por lo menos, dos años para comenzar a sentirse seguros de su oficio.

La asambleísta García, no tomó nada de eso en cuenta. Su enfoque en la “falta [de] capacitación crucial de Teach For America antes de ingresar a un salón de clases” dio por sentado que muchos de nosotros nos unimos para servir a los estudiantes que ya están lidiando con problemas externos derivados de los barrios difíciles, etc. La experiencia de estos estudiantes con nosotros, no fue a causa de su brecha de logros; Es mucho más que eso. Además, el proyecto de ley enfatiza estadísticas alarmantes como “más del 50 por ciento de los aprendices de TFA, se va después de dos años” y que “el 80 por ciento se va después de tres años, creando problemas de retención, para las escuelas más vulnerables y sus estudiantes”, pero no incluyó qué tipo de escuelas están dejando estos maestros o, por el hecho de que hay un problema general de retención para los nuevos maestros porque los salarios de los maestros, no son competitivos ni remotamente atractivos. Fui uno de los cientos aprendices de TFA, que terminaron siendo colocados en una escuela charter independiente, durante mis primeros dos años en el aula. Mientras si puedo caer fácilmente, en la estadística del 50% que se va de su escuela, no la dejé porque ya no quería enseñar (de hecho, simplemente me fui a una escuela que estaba más cerca de casa), pero me fui porque la escuela en sí, tenía algunos problemas de gestión. Esto no fue culpa de TFA; esto fue culpa de la escuela. Culpar a TFA  porque los maestros tienen que abandonar ambientes de trabajo tóxicos, es simplemente injusto.

Si la asambleísta García, quiere realmente abordar los desafíos educativos sistémicos que enfrentan algunas de nuestras comunidades más vulnerables, ¿por qué no trabajar con sus colegas para presentar soluciones ACTUALES, en lugar de señalar con el dedo, a la única organización que ayuda a liberar a las aulas de sustitutos a largo plazo? ¿Por qué no asociarse con TFA para desarrollar un programa de capacitación más complejo? ¿Por qué no priorizar el financiamiento completo y justo para nuestros estudiantes para que haya más dinero disponible para hacer que la enseñanza sea atractiva, e incentivar a los maestros BUENOS a permanecer en ella a largo plazo? Las metas del estado para una educación de alta calidad, no se ven socavadas por la oferta de nuevos maestros sin experiencia de TFA; se ve socavado por la incapacidad de la legislatura para crear soluciones sostenibles para aliviar la carga de la crisis de maestros en nuestro estado.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Alma Renteria

Alma Renteria

Alma-Delia Renteria is a proud product of Lynwood schools. After graduating UC Riverside, with a B.A. in English and a year earlier than anticipated, she decided to commit her “gap year” to City Year. After City Year Los Angeles, Alma went on to purse a teaching career with Teach For America Los Angeles. Upon joining TFA, Alma began her education career as a middle school teacher. It was while teaching that she realized the need to do her part to help serve the community she grew up in and decided to run for office, getting elected to the Lynwood School Board at only 23 years old. Alma completed her Master’s degree in Urban Education at Loyola Marymount University and is currently pursuing a 2nd Masters in Education Leadership and her Admin Credential. She was recently appointed by the Speaker to the Instructional Quality Commission and also serves as a Digital Learning Instructional Coach at a dual immersion school in Pico Rivera.

More Comments