¡Démosle Propósito a la Tarea!

¿Cuál es el propósito de la tarea? Como educadora, me encuentro teniendo esta conversación convertida en debate, con demasiada frecuencia con colegas y amigos. Si bien entiendo que, en su esencia, la tarea está destinada a reforzar lo que se enseña en el aula y, técnicamente, proporciona a los padres información sobre lo que se está aprendiendo en la escuela, luchó con el concepto de la tarea como es, totalmente necesario.

Sé que puedo parecer contradictoria, ya que abogo por la Inscripción dual, la Colocación avanzada y, la participación en numerosas actividades extracurriculares. Con todo eso, no es de extrañar que muchos niños sufran de ansiedad y estrés. Sin embargo, la tarea no debe ser otra tarea agregada a un niño ya ocupado. Si el propósito de la tarea es realmente reforzar, no hay razón para que los estudiantes se lleven paquetes de hojas de trabajo a casa. ¿Cómo es que el trabajo para mantenerlos ocupados refuerza? Deberían llevar a casa un menú de opciones de actividades, que refuercen el material que se está estudiando. Tal vez en la escuela preparatoria, la tarea puede ser un poco más densa, ya que está destinada a ayudar a preparar a los estudiantes para las temidas tareas de ensayo en el colegio; y, técnicamente, la escuela secundaria prepara a los estudiantes para la no, tan divertida tarea de la escuela preparatoria, pero no hay razón para que los niños de primaria se vayan a casa estresados, ​​por la cantidad infinita de tareas que se les ha asignado.

Como maestra actual de primaria, quiero creer, que la tarea no es sólo trabajo ocupado que se está enviando a casa para completar. Sé que algunos maestros lo envían a casa como una forma de enseñarle a los estudiantes responsabilidad, las habilidades de gestión del tiempo y la organización. Pero, ¿qué pasa si repensamos la tarea y permitimos que sea una oportunidad para que los estudiantes realicen conexiones en el mundo real? ¿Qué pasaría si en lugar del paquete de tareas, proporcionamos a los estudiantes un menú de actividades, para participar con sus padres? ¿Qué pasaría si les brindamos a los padres la oportunidad de ser parte de la educación de sus hijos sin el estrés de tener que descifrar las matemáticas de Common Core, sino que más bien, facilitaron sus conversaciones con sus hijos?

La tarea sirve y debería servir múltiples propósitos. Definitivamente, se debe usar para enseñar responsabilidad y rendición de cuentas, pero ¿por qué no mejorar su propósito, y permitir que sea una extensión de la escuela de una manera que sea atractiva y beneficiosa para todos los estudiantes? Los padres están ocupados, pero no conozco a muchos de ellos que no quieren participar en el aprendizaje de sus hijos. De la misma manera, los estudiantes no deben odiar la palabra “tarea”. No deberían pensar en ello como algo que vale la pena estresarse sobre ello.

La perspectiva es todo. Quizás si nos volvemos más intencionados con respecto a la forma en que asignamos la tarea, los puntos de vista de los estudiantes y los padres también cambiarán. Tal vez las detenciones innecesarias por falta de entregar tarea finalmente, puedan terminar y, podamos enseñar a los estudiantes, que la vida es mucho más, que entregar paquetes de tareas en una fecha determinada. Y, tal vez, si hacemos de la tarea una oportunidad para que los padres participen, la participación de los padres también aumentaría a nivel escolar. La verdad es que la tarea no es absolutamente necesaria, pero si se asigna, permita que al menos tenga sentido.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Alma Renteria

Alma Renteria

Alma-Delia Renteria is a proud product of Lynwood schools. After graduating UC Riverside, with a B.A. in English and a year earlier than anticipated, she decided to commit her “gap year” to City Year. After City Year Los Angeles, Alma went on to purse a teaching career with Teach For America Los Angeles. Upon joining TFA, Alma began her education career as a middle school teacher. It was while teaching that she realized the need to do her part to help serve the community she grew up in and decided to run for office, getting elected to the Lynwood School Board at only 23 years old. Alma completed her Master’s degree in Urban Education at Loyola Marymount University and is currently pursuing a 2nd Masters in Education Leadership and her Admin Credential. She was recently appointed by the Speaker to the Instructional Quality Commission and also serves as a Digital Learning Instructional Coach at a dual immersion school in Pico Rivera.

More Comments