La Preparatoria Tradicional de LAUSD Donde Me Gradué, Me Dejo Impreparada para el Colegio

Cuando era niña, mi familia se mudó  varias veces y me encontré en tres distritos escolares diferentes durante mi educación K-12. Finalmente, terminé graduando me de la Escuela Preparatoria John F. Kennedy, una escuela preparatoria tradicional del LAUSD ubicada en el noroeste De San Fernando Valley. ¿Por qué es esto relevante se podría preguntar? En algún lugar de mi educación preparatoria, fallaron.

Me gradué de la escuela preparatoria sin saber, cómo escribir un papel estándar de cinco párrafos en inglés. Esto es realmente embarazoso, decepcionante y, bastante vergonzoso. En ese momento, no lo sabía. Quiero decir que asistí a la escuela regularmente, leí los libros recomendados y escribí artículos en inglés basados ​​en los libros. No fue hasta que tomé mi examen de nivel en mi clase de la comunidad local, y obtuve la calificación de la clase de inglés más baja disponible. Avergonzada y desconcertada, no le dije a nadie, sólo me inscribí, y, me dije a mí misma, que había una razón por la que me asignaron el curso de inglés de nivel más bajo.

¿Pero fue mi culpa por completo? No. No podría ser. Como adulta, miro hacia atrás, a mi experiencia en la escuela preparatoria, y me doy cuenta de que mis maestros se presentaban como si no les importaba. La mayoría de ellos tenía la tenencia o, tenían trabajos secundarios que les apasionaban más. O al menos, así me sentía como estudiante. También hay otras posibilidades a las que he llegado, tales como: salones de clase al máximo, los bajos salarios de enseñanza, la falta de liderazgo a nivel de administración y, la simple pérdida de interés en hacer una diferencia. Entonces, ¿cómo pudieron haberse tomado el tiempo para revisar completamente el papel de cada estudiante? No hay forma.

Así que, allí estaba a la edad de 18 años, un estudiante de primer año en la universidad, aprendiendo la diferencia entre el sustantivo y los verbos, los pronombres y las contracciones. Estaba aprendiendo material de segundo grado, y puedo confirmarlo, porque actualmente le estoy enseñando este material a mi hija de ocho años. Esto es realmente molesto y pagué el precio, tanto en sentido figurado como literal. Figurativamente en el sentido de vergüenza y falta de confianza a través del colegio y, literalmente, en el sentido de clases de recuperación, que cuestan el mismo precio, que los cursos de nivel universitario.

Ahora han sido 16 años desde que me gradué de la escuela preparatoria y, 10 años, desde que me gradué con mi Licenciatura. Obtener este título es uno de mis mayores logros, ya que tuve que completar dos clases de recuperación y cuatro cursos de nivel universitario, antes de poder salir de la universidad comunitaria. También he recorrido un largo camino en mi inglés y, actualmente, trabajo como becaria para múltiples organizaciones sin fines de lucro. Escribir, es ahora mi trabajo y mi pasión porque ahora me considero una escritora.

Entonces, de nuevo, ¿por qué es relevante esto ? Porque soy hija de dos inmigrantes que trabajaron arduamente y vinieron a los Estados Unidos para brindarme la mejor educación que podría tener. Soy como muchos niños actualmente inscritos en las escuelas K-12 de LAUSD, que son estadounidenses de primera generación y que tienen padres que nunca tuvieron la oportunidad de graduarse de primaria. También soy como los niños que actualmente están siendo trasladados a diferentes escuelas, en tiempos duros, para que sus padres puedan pagar el alquiler.

Así que mi verdad es como la verdad de muchos niños que actualmente están inscritos en escuelas que nos están haciendo todo lo posible para prepararlos para la universidad. Mi historia es relevante porque con las herramientas y la conciencia adecuadas, los niños que comparten mi historia pueden graduarse sintiéndose orgullosos y sobresaliendo en inglés. Además, pueden evitar pagar el precio en sentido figurado y literalmente.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Karen Cervantes Jimenez

Karen Cervantes Jimenez

Karen Cervantes Jimenez a grant writer, story teller, and advocate of the physical and social environment. She believes everyone is unique and that by sharing their personal stories, they can make a difference in education. She is a LAUSD and CalState University of Northridge alumna. In addition, she is an Autism Awareness and Emotional Intelligence advocate. She has three children (who are her inspiration) and lives her family in Buena Park, CA.

More Comments