Consejos Prácticos Sobre el Dinero para los Estudiantes Universitarios Entrantes

Es primavera! ¿Sabes lo que significa eso? Muchas personas están recibiendo cartas de aceptación de la universidad si aún no han tomado decisiones sobre a qué universidad, asistirán en el otoño. En ese sentido, me gustaría felicitarlos a todos. Hace nueve años, recibí mis cartas de aceptación y, decidí asistir a la Universidad de California, Santa Barbara (UCSB). No tenía idea de en qué me estaba metiendo en ese momento, pero fue una de las mejores decisiones que he tomado.

La primera vez que visité el campus fue en 2008, cuando me di cuenta de que quería ir a UCSB (Vamos GAUCHOS!). Durante mi visita, recuerdo que le pregunté a un estudiante de primer año en la tienda de regalos: “¿Qué consejo hubieras agradecido antes de asistir a UCSB?”. Ella respondió: “Ahorra tanto dinero como puedas, antes de venir, las cosas pueden ser muy caras.”

Desearía haber sabido ahorrar tanto dinero como hubiera podido, desde que tenía 16 años y, tuve mi primer trabajo minorista. Pero no lo hice.

Era un estudiante universitaria de primera generación, y no tenía idea de lo que significaba ser un adulto o, mejor aún, lo caro que sería vivir sola. Mi familia no tenía recursos suficientes para apoyarme financieramente y, me di cuenta muy rápidamente, de que necesitaba un trabajo … o dos. Desearía haber estado más preparada desde el principio. El secreto que quiero compartir, es que las finanzas son muy importantes antes, durante y, después de recibir tu título. De hecho, todos saben sumar, restar y multiplicar. ¿Pero cuántos crean un plan universitario de cuatro años? Muchas personas que provienen del mismo entorno socioeconómico que yo, no lo hacen. Escribí este artículo para arrojar algo de luz. A continuación, describo algunos consejos sobre los que ahora reflexiono, y, espero que estos consejos ayuden a algunos de ustedes a prepararse para el otoño. * Descargo de responsabilidad * De ninguna manera soy una asesora financiera.

  • ¡Haz las matemáticas!

Suma el costo total de la matrícula, los libros, y el costo de la vida (es decir, el alquiler, la comida, las facturas, el transporte, etc.). Si no sabes cuáles son estos costos, averigua e investiga. Es fundamental, saber cuál es tu costo y presupuesto anual. Lo más importante es, que si calificas para recibir ayuda financiera, averigües cuánto cubrirá la escuela para tu matrícula, porque cada universidad es diferente. Asegúrate de comparar todos los gastos anuales entre tus mejores opciones, verás que habrá una gran diferencia entre ellos. La mejor manera de hacerlo es crear un rastreador con gastos, ayuda, presupuesto, préstamos, etc.  

* ¡Incluso si vas a vivir en el campus el primer año, saber lo que costará vivir fuera del campus es TAN IMPORTANTE! En UCSB, sólo un pequeño número de personas pudieron permanecer en el campus, después del primer año, y yo no era una de ellas.

  • Ahorrar dinero.

Si puedes trabajar antes de que comiences el otoño, ahorra cada centavo, como fondo de emergencia. En otras palabras, no lo uses hasta que tengas que hacerlo absolutamente. No desperdicies tu tiempo, úsalo sabiamente. Si puedes trabajar durante los veranos, o durante todo el año, hazlo. Puedes evitar los préstamos, si planeas trabajar durante tus años universitarios. Trabajé todos los 4 años mientras estaba en UCSB, y, literalmente me ahorré, más de $30,000 en deuda de préstamos estudiantiles. Sólo asegúrate de mantenerte enfocado en tu educación y graduación lo antes posible. Hacer dinero puede parecer una buena idea (confía en mí, se me pasó por la cabeza varias veces, que podría trabajar, y no ir a la escuela).

  • No obtengas más préstamos de los que necesitas.

Regresando a conocer tus números: NO MAXIMISES tus préstamos, si no tienes que hacerlo. Yo personalmente, saqué más préstamos de los que necesitaba. Ahora, me ha llevado seis años para bajar mi saldo al 50% de la deuda total. Algunos de los préstamos se utilizaron para viajes, escapadas de fin de semana y, otros pasatiempos personales. Personalmente, no me arrepiento de mis experiencias, y me costó mucho. Pero desearía estar libre de deudas en este momento.

  • Tarjetas de crédito

Evita conseguir una tarjeta de crédito por todos los medios. Ve las tarjetas de crédito como una herramienta para construir crédito, pero, ¿necesitas una ahora? Probablemente no. Si debes obtener una tarjeta de crédito, no la uses para comprar cosas innecesarias, sólo úsala, para comprar cosas que de otra manera, no pudieras pagar en efectivo. Por ejemplo: paga los comestibles y la gasolina con una tarjeta de crédito, pero asegúrate de pagar el saldo de tu tarjeta de crédito lo antes posible, y mantén tu saldo en 0 todos los meses, para que no tengas que pagar INTERÉS.

Estas son algunas cosas que sé ahora, pero sólo, porque cometí muchos pequeños errores al asistir a la universidad. Pero con toda honestidad, pasé los primeros años después de la universidad, pagando mis préstamos universitarios, muy lentamente. Ahora, espero terminar de pagar mis préstamos escolares agresivamente en los próximos seis meses. No aprendes sobre estos consejos en la escuela preparatoria, especialmente, si asistes a las escuelas públicas que yo asistí.

What do you think?
The following two tabs change content below.
Melissa Salgado

Melissa Salgado

Melissa Salgado, raised in East Los Angeles by her single mother and older siblings. She graduated from James A. Garfield High School and received her Bachelor's degree in Chicana/o Studies from the University of California, Santa Barbara in 2013. She currently works at KIPP Bay Area Schools as the Community Engagement Manager and provides families with the resources and tools they need to advocate for their children’s education and other important local initiatives. Through her work she hopes to activate power within each parent and/or guardian. Her ultimate dream is that all children will have access to high quality education no matter what zip code they live in.

More Comments