Vamos a Desacreditar el Mito de la Pobreza de la Ambición y Hablar Sobre Las Estrategias de Participación Familiar

Cuando digo compromiso familiar, no me refiero sólo al voluntariado ni a las estructuras de compromiso familiar, basadas en el cumplimiento como las reuniones del Consejo Escolar o LCAP. En comunidades marginadas y de bajos ingresos, la participación familiar debe significar mucho más. 

Existe un mito, que se ha acuñado como “pobreza de aspiración”, que en este caso sugiere que los padres carecen de ambición para ellos y para sus hijos. ¡Pero eso está lejos de la verdad! Durante un estudio, el Dr. Morag Treanor, profesor titular de sociología, en la Universidad Heriot-Watt en Edimburgo, Escocia, descubrió que “… todos los padres quieren lo mejor para sus hijos, pero los padres de bajos ingresos, tienen menos probabilidades de saber qué es posible, o cómo lograrlo. También es menos probable que sepan cómo apoyar la educación de sus hijos ”.

He escuchado a personas en mis círculos personales y profesionales decir cosas como: 

“No entiendo por qué los padres simplemente no quieren participar”o “A los padres simplemente no les importa la educación de sus hijos”. Creer y decir cosas como esta, perpetúa, la idea de que los padres no tienen ambición ni expectativas altas para sus hijos.

En las comunidades de bajos ingresos, las escuelas públicas no pueden tener éxito sin tener en cuenta el panorama general. Esto incluye servicios de salud mental, atención informada sobre el trauma, y participación familiar significativa e intencional. A continuación describo algunas formas en que cualquier escuela pública, puede fortalecer su compromiso familiar y luchar activamente contra el mito de la “pobreza de aspiración”.

1. Los líderes escolares y los maestros, construyen relaciones con los padres: Sólo toma de 15 a 20 minutos tener una entrevista personal, que puede llevar a una relación y una asociación asombrosa, entre la escuela y los padres. Cuando eres capaz de aprender y conectarte a nivel humano, pueden suceder cosas hermosas. Por ejemplo, si un maestro supiera que cada uno de los padres de un estudiante tenían dos trabajos, tal vez el maestro entendería por qué esos padres no pudieron asistir a una conferencia después de la escuela, y podrían trabajar de acuerdo con su horario para asegurarse que tuvieran la oportunidad de participar.

2. Talleres para padres y anfitriones en el campus: Cuando era empleada de oficina, la pregunta más importante que me hicieron los padres fue: “¿Cómo puedo comunicarme con el maestro de mi hijo?” El correo electrónico es la forma más fácil de comunicación para los maestros, pero pronto me di cuenta que algunos padres no tenían un correo electrónico, o no sabían cómo usar una computadora para empezar. Creé un curso de 6 semanas para mostrar a los padres cómo usar una computadora, navegar por la web, registrarse, y usar un correo electrónico. Es nuestra responsabilidad como educadores garantizar que proporcionemos a los padres y familias las herramientas y los recursos que necesitan para apoyar el aprendizaje y el rendimiento de los alumnos. 

3. Programe reuniones interactivas para maestros y padres durante todo el año: Los estudiantes están en la escuela la mayor parte del día, nueve meses al año, les prometo que los padres quieren saber quién, está enseñando a sus hijos, con quién, pasan la mayor parte del día y, quién les está ayudando a criar a sus hijos. Las reuniones interactivas ayudan a construir relaciones. Algunas ideas para fomentar esta interacción: 

a. Organice reuniones en casa entre los maestros y los padres de sus clases a principios de año.

b. Organice una noche de regreso a clases, al comienzo del año escolar y otro evento similar, a mediados del año en el que los padres son bienvenidos para ver los proyectos y el progreso de sus hijos. 

c. Organice una noche familiar todos los meses donde los maestros se turnen para dirigir y facilitar reuniones informativas para las familias. Por ejemplo: una noche de matemáticas, una noche de ciencias, una noche de literatura, etc. 

d. Si tiene un PTA, los maestros pueden liderar comités, durante todo el año donde trabajan juntos con los padres en grandes eventos o iniciativas. 

Las oportunidades son infinitas. Pero lo más importante es que rompamos la mentalidad, de que las familias no se preocupan por la educación de sus estudiantes, o que no les dan prioridad. Debemos crear estos espacios y ser intencionales acerca de cómo hacemos el compromiso familiar en las comunidades a las que servimos. El compromiso familiar debe ser significativo, y apoyar el aprendizaje y los logros de los estudiantes. Al final del día, los estudiantes son el denominador común, en el trabajo importante que los educadores hacen.

What do you think?
The following two tabs change content below.
Melissa Salgado

Melissa Salgado

Melissa Salgado, raised in East Los Angeles by her single mother and older siblings. She graduated from James A. Garfield High School and received her Bachelor's degree in Chicana/o Studies from the University of California, Santa Barbara in 2013. She currently works at KIPP Bay Area Schools as the Community Engagement Manager and provides families with the resources and tools they need to advocate for their children’s education and other important local initiatives. Through her work she hopes to activate power within each parent and/or guardian. Her ultimate dream is that all children will have access to high quality education no matter what zip code they live in.

More Comments