Cómo Construir una Cultura de Colaboración Entre Padres y Escuelas

 He pasado casi seis años trabajando y guiando a muchos padres a través del sistema de educación pública. El papel más importante que he hecho es construir relaciones con las familias y proporcionar a las comunidades de padres las herramientas y recursos que necesitan para abogar por sus hijos, tanto en el campus como en la comunidad local. He escrito muchas piezas sobre la voz y el poder de los padres, he escrito sobre cómo los distritos escolares y las escuelas deben rendir cuentas sobre cómo interactúan con las familias y si les están dando un lugar en la mesa de toma de decisiones. 

Aunque todo lo anterior está profundamente arraigado en lo que realmente creo que conducirá a una base más sólida en la escuela para los niños de todo el país, siento la necesidad de compartir también mi perspectiva trabajando con padres y tutores que no han colaborado o puedan haber usado su voz y poder para causar división y conflicto en lugar de usarlo para construir una comunidad fuerte en el campus. En este blog, quiero recordarles a las personas que no trabajan en educación, que dirigir una escuela o un aula no es una tarea fácil. Está escrito puede ser un poco controvertido, especialmente dado mi alcance de trabajo y los blogs que he escrito en el pasado, pero creo que esta conversación es necesaria.

Primero: no existe una escuela perfecta, un director perfecto, un maestro perfecto o un padre perfecto. He visto y conocido a muchos que se acercan, pero todos somos humanos y recordar esto es importante. La lista de disgustos y quejas que he escuchado directamente de las familias es extremadamente larga. Tal vez la escuela de su hijo tenga un excelente programa académico, pero no estás loco por las oportunidades extracurriculares después de la escuela. O le encantan las reuniones de café con el director cada trimestre, pero realmente desearía que pudieran organizarlo mensualmente. Hay muchos problemas que podrían resolverse. Asegurarse de que las conversaciones sean respetuosas y productivas puede ser muy útil en estos casos. 

Segundo: los maestros y los directores nunca podrán hacer felices a todas las personas en un momento dado. Esto es algo con lo que personalmente he visto luchar a directores y maestros porque ¿quién no quiere complacer a todos? El conflicto en el campus entre los padres es lo último que alguien quiere. Tal vez el maestro de su hijo eligió un tema para un proyecto que quizás no le agrade, pero el 98% de los otros padres están absolutamente encantados. O el director decidió que el viaje de fin de año de octavo grado será en Santa Cruz, pero preferiría San Francisco. La mayoría de las veces, las decisiones tomadas por directores y maestros tienen una gran cantidad de razón y pensamiento detrás de ellas. 

Finalmente: ni siquiera yo puedo entender lo difícil que es ser director. Ser responsable de toda una escuela, entrenar a los maestros para que sean los mejores maestros que puedan ser, garantizar que cada niño esté aprendiendo y reciba lo que necesitan para tener éxito, mientras que al mismo tiempo lograr que la mayoría de los padres estén contentos es un trabajo muy duro.  

Que te puedo decir de los profesores. Están literalmente con 20-30 estudiantes a la vez cada día de la semana durante nueve de los 12 meses del año. ¡Son responsables de garantizar que cada niño reciba la educación que se merecen, asegurándose de que estén seguros y se las arreglan para tratar con 20-30 diferentes personalidades, emociones y vidas!

Al final del día, quiero alentar a los padres y tutores a que sean conscientes y entiendan cuando surge un problema y algo no funciona bien o no cumple con sus expectativas. Espero que a lo largo de los dolores de crecimiento del año escolar todavía haya valores que todos los interesados ​​mantengan,como la compasión,el respeto, la colaboración, etc. Hacer preguntas aclaratorias directamente al personal de la escuela puede cambiar la forma en que se siente acerca de ciertas cosas o puede conducir a más conversaciones de comprensión en lugar de promover relaciones divisivas con el maestro o el director de su hijo o incluso con otros padres.

What do you think?
The following two tabs change content below.
Melissa Salgado

Melissa Salgado

Melissa Salgado, raised in East Los Angeles by her single mother and older siblings. She graduated from James A. Garfield High School and received her Bachelor's degree in Chicana/o Studies from the University of California, Santa Barbara in 2013. She currently works at KIPP Bay Area Schools as the Community Engagement Manager and provides families with the resources and tools they need to advocate for their children’s education and other important local initiatives. Through her work she hopes to activate power within each parent and/or guardian. Her ultimate dream is that all children will have access to high quality education no matter what zip code they live in.

More Comments