La Mentalidad Fija Entre los Educadores Juegan un Papel en la Destrucción de la Moral del Estudiante

En los dos últimos par de años, he tenido el placer de trabajar y visitar a una gran variedad de escuelas que me han permitido desarrollar una comprensión de cómo deberían sentirse los ambientes propicios para el aprendizaje. Si pudiera resumir todas las observaciones de mi visita y resaltar las tres áreas que más se destacaron como factores que conducen al éxito escolar y al alto rendimiento, serían: una cultura escolar positiva, una gran expectativa, y la mentalidad de crecimiento entre el personal. Irónicamente, en ese mismo orden de ideas, el único factor común que considero que afecta negativamente a la cultura de una escuela y el éxito ha sido la  fijación de la mentalidad de los maestros. Como maestro que soy, es difícil reconocer que tal vez nosotros, como educadores, tenemos el papel más importante en nuestro  sistema escolar fracturada a lo que nos sentimos cómodos en admitir.  Aún así, yo creo firmemente que si queremos hacer un verdadero impacto, lo primero que hay que hacer es hacer conciencia de nosotros mismos y admitir el error, ya que nuestras escuelas seguirá quedándose estancada de lo contrario.

Durante el último par de años, los temas de crecimiento y formas de pensar establecidas han ganado popularidad como la investigación ha solidificado aún más el impacto que cada uno de ellos puede tener en cualquiera y en todos los ambientes. De acuerdo con Dweck (2006), profesor de Psicología de la Universidad de Stanford,la mentalidad de crecimiento se describe como un“sistema de creencias que afirma que la inteligencia es una cualidad moldeable y puede desarrollarse.” En esencia, los educadores que he encontrado que exhiben una mentalidad de crecimiento creyó que “Con el esfuerzo y el trabajo duro del alumno, todos los estudiantes pueden demostrar un crecimiento significativo y por lo tanto todos los estudiantes merecen oportunidades para este desafío.” Ahora bien, si además de esta creencia, se agrega un maestro eficaz equipado con herramientas de enseñanza y estrategias que le permitan a el / ella para diferenciar y responder a las necesidades de un alumno, a la vez que fomentar los procesos de pensamiento crítico y desarrollar aprendices de por vida, los resultados son ambientes que son óptimos para el aprendizaje del estudiante.

Por desgracia, hay educadores que he encontrado que han desarrollado “Un sistema de creencias que sugiere que una persona tiene una cantidad predeterminada de inteligencia, habilidades o talentos,” la creencia de que Dweck (2006) ha reconocido como una mentalidad fija. Muchas veces, estos maestros han sido los más fáciles de reconocer, ya que dejan claro que ellos no creen realmente que los estudiantes pueden tener éxito, hacen excusas por las muchas maneras en las que un estudiante va a fracasar, en lugar de intentar desafiarlos y buscar maneras de diferenciar para hacer el material accesible. Estos son los educadores que están drenando nuestras escuelas. La mal actitud de ellos es la que hace un mal efecto en nuestros estudiantes.

Como educador, estando en la presencia de maestros con mentalidad fija ha cambiado mi manera de pensar. Si yo, como adulto que estoy consciente y puedo comprender por qué algunos adultos pueden desarrollar estas formas de pensar con el tiempo y que pueden verse afectados por el aura negativa de las personas con mentalidad fija, no puedo dejar de preguntarme cómo nuestros estudiantes logran sobrevivir en sus clases . La verdad es que la mentalidad de un educador influye directamente en cómo un niño se siente acerca de sí mismo y cómo él o ella se sienten de sí mismos como aprendiz. Con el apoyo y la afirmación constante de un profesor, un niño puede crecer hasta tener la seguridad e implacable. Del mismo modo, sin ningún maestro que crea en él / ella, un niño crece desconectado de la escuela y poco interesado en el aprendizaje.

No podemos enseñar a los estudiantes que no creen que pueden tener éxito en nuestras aulas, ¿por qué no paramos de concentrarnos en los “bajos” resultados de las pruebas y mejor reflexionamos sobre por qué nuestros estudiantes no están teniendo éxito? Tal vez, si más educadores se toman el tiempo para reflexionar, pueden darse cuenta de que es su mentalidad fija que se ha convertido en un obstáculo para el éxito de los estudiantes y tal vez, sólo tal vez, si empiezan a creer un poco más en la capacidad potencial y de sus alumnos, los resultados pueden cambiar. Hasta que eso ocurra, yo animo a todos a no ser tan rápidos para señalar con el dedo a todos los obstáculos que interfieren con el éxito de los estudiantes, ya que las causas profundas a veces se pueden encontrar dentro de nuestras propias formas de pensar.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Alma Renteria

Alma Renteria

Alma-Delia Renteria is a proud product of Lynwood schools. As a student in Lynwood, Alma was very involved which developed in her a passion for community outreach and education. After graduating UC Riverside, with a B.A. in English and a year earlier than anticipated, she decided to make her “4th year” of college a year of giving back by joining the national non-profit City Year. While at City Year Los Angeles, Alma built a strong network of education advocates which encouraged her to apply and join the prestigious Teach For America program. Upon joining TFA, Alma began her education career as a middle school teacher in Downtown Los Angeles. It was while teaching that she realized the need to do her part to help serve the community she grew up in. Alma was elected to the Lynwood School Board in 2013, where she made college accessibility/readiness a main priority. Alma completed her Master’s degree in Urban Education at Loyola Marymount University and is currently serving her second term as Board President for the Lynwood Unified School District. She also serves as a Digital Learning Instructional Coach at a dual immersion school in Pico Rivera.

More Comments