Las Palabras Importan; Cómo los Maestros que Motivan Pueden Cambiar el Curso Futuro de sus Estudiantes

Mis padres eran inmigrantes de México, que trabajaron duro para mantener a mí y mis cuatro hermanos. Crecí en el este de San José; Asistí a escuelas públicas tradicionales locales. En la escuela primaria, obtuve muchos premios por mis logros académicos, pero una vez que empecé la secundaria, todo cambió. Mi interés y mi enfoque pasó de estar bien en la escuela a preocuparme de ser aceptada por mis compañeros.

Mi escuela secundaria no me motivo a pensar en la educación superior, por no hablar de mi escuela primaria. Caí en la presión de ser aceptada por mis amigos y por tratar de encajar. Yo no quería que mis “amigos” pensaran que era un nerd al continuar obteniendo buenas calificaciones, por lo que no me esforcé, pero sabía que no podía reprobar ninguna materia porque a mi padre no le iba a gustar eso y yo,no quería que mi padre me castigara. Así que tuve que conformarme con calificaciones de solo C.

Mi primer año en la preparatoria fue de transición, asistí a una escuela secundaria diferente de mis amigos de la escuela secundaria, por lo que tuvo que hacer nuevos amigos. De nuevo, no estaba motivada para hacerlo lo mejor posible en la escuela o incluso pensar en la universidad. Ahora miro hacia atrás y sentía que era más que otro estudiante en el pasillo, la escuela no hizo nada para asegurar que había logrado mi potencial. Una vez más, yo quería encajar, así que no puse mucho esfuerzo en el estudio, pero hubo un incidente con un maestro de ciencias que nunca olvido y  es la razón por la que no quiero que mis hijos asistan a las escuelas que yo asisti.

No me gustaba la ciencia en mi primer año. No estoy seguro de si era por el tópico o era el maestro, pero tuve problemas con la materia de ciencias. Durante ese año escolar,me di cuenta sobre una excursión a uno de nuestros colegios de la comunidad local a través de uno de los clubes de la escuela. Yo quería ir a la excursión más para salir de la escuela que por aprender acerca de la universidad, pero no obstante, fui a cada una de mis clases para obtener el permiso firmado.

Mi profesor de ciencias miro la hoja del permiso y me dijo, “¿Por qué quieres ir? no es que vas a ir a la universidad …”Recuerdo que me quedé muy sorprendida por su comentario, y yo no sabía cómo reaccionar. El profesor de ciencias no firmo mi hoja de permiso, y no pude asistir a la excursión.

No se lo dije a mis padres ni a ninguna otra persona sobre el incidente. Sentí que mis padres no entenderían o que no sabrían qué hacer, ya que confiaban en que la escuela estaba proporcionando la mejor educación para mí en ese momento. Pero mirando hacia atrás, me doy cuenta de que yo estaba en mi primer año, y todavía tenía la oportunidad si se les da la oportunidad o si alguien me hubiera asegurado que era posible cambiar las cosas y tratar de hacerlo lo mejor posible para entrar en la universidad, una universidad de cuatro años.

Mi maestro me desanimo y eso me enfureció, pero yo no lo sabía en ese momento cómo reaccionar a eso. No me esforcé lo más que pude en la preparatoria, pero lo hice tomando cursos de negocios y contabilidad en la preparatoria, me ayudó a encarrilar mi meta profesional. Asistí a Heald Business College después de la preparatoria y recibí mi título asociado en contabilidad y empecé a trabajar en empresas de alta tecnología inmediatamente después de recibir mi título. En Heald, me encontré con dos amigos que tenían experiencias similares como lo hice, y terminamos trabajando juntos en una empresa de alta tecnología, en el departamento de contabilidad.

Poco después, sabíamos que necesitábamos una licenciatura si queríamos seguir avanzando en ese campo, por lo que nos inscribimos juntos en la Universidad de Phoenix. Era un programa avanzado para adultos que trabajan y se graduan junto con un título de licenciatura en contabilidad de la Universidad de Phoenix, mientras trabajamos tiempo completo,criando a nuestros hijos de tiempo completo y asistíamos a la escuela tiempo completo. Motivándolos unos a otros y apoyándonos mutuamente a través de la universidad. Esto hizo que me diera cuenta de que lo que teníamos en nuestras escuelas K-12 fue una oportunidad para pensar en la educación superior a una edad temprana y apoyar la meta de entrar en la universidad durante los años de la adolescencia, cuando tantos jóvenes pueden retrasarse fácilmente, justo como a mi me paso.

Necesitamos que nuestras escuelas proporcionen una educación de alta calidad con altas expectativas para que nuestra juventud pueda tener éxito. Nuestros jóvenes necesitan líderes escolares que crean en ellos, que los apoyen para asegurarse de que estén llegando a su máximo potencial. He asistido a reuniones donde un miembro de la junta, que también es de origen latino ha dicho, “entiendo su petición, pero simplemente no entiendo cómo nuestra juventud llegue allí …” Ella se refería a una petición de autonomía con altas expectativas con requisitos de graduación. Sí, nuestros hijos pueden llegar con el apoyo de sus líderes escolares, profesores y padres.

Todos los niños tienen el potencial para tener éxito académico, sólo necesitan educadores y otros adultos en sus vidas que crean en ellos, para animarlos y apoyarlos en cada paso del camino. Yo sé que mi experiencia de la educación K-12 podría haber sido diferente. Necesitaba líderes escolares y maestros que creyeran en mí. Nuestras escuelas públicas de Estados Unidos deberían alentar a todos a hacer nuestro mejor esfuerzo y motivar a todos a asistir a la educación superior.  Aún así, sé que mi camino de mi educación estaba en el plan de Dios para que pudiera aprender a través de mis experiencias y permitir que yo sea capaz de abogar por la equidad en nuestro sistema de educación pública en San José.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Lety Gomez

Lety Gomez

Lety Gomez was born and raised in East San Jose. She is married with three children. She graduated from University of Phoenix with a bachelor’s degree in Business/Accounting. When she was a teenager, Fr. Mateo Sheedy was the pastor of her parish, Sacred Heart of Jesus. She fondly remembers his passion for social justice, especially justice for the immigrant community in San Jose and ensuring that the parish youth had access to high quality education. Fr. Mateo instilled in her his passion for social justice, but for many years it was kept unlit, deep inside of her. It wasn’t until her youngest daughter was enrolled at Rocketship Fuerza Community Prep in 2014 that her passion for social justice lit up. Thanks to the Rocketship parent organizer at that time, Lety received training and the tools to use her voice for social justice and learned about community organizing. She is proud to be one of the many parents who worked hard to open their school, knowing that the kids needed and deserved a better public school. That struggle is why they named their school Rocketship Fuerza Community Prep. “Fuerza” is the Spanish word for force, strength, or power. Her passion for advocating for education has allowed her to be a voice for other parents in her community who seek high quality education options. She wants to share her story with other parents in efforts to motivate them to get involved so they can advocate together, because united they can make a change in the educational system and in their communities. Lety is currently a community leader in East San Jose, where she advocates for equity in public education and parent choice.

More Comments