¿Por Qué el Unificado de San Jose le Está Negando un Hogar a Nuestra Escuela?

En este momento, deberíamos estar preparándonos para el primer día de clases en Promise Academy, una nueva escuela charter, propuesta para el centro de San Jose, que fue aprobada en enero.

En cambio, enfrentamos la posibilidad de que nuestra escuela se demore un año debido a que el Distrito Escolar Unificado de San Jose (SJUSD) nos niega un hogar, incluso, después de una orden de un juez para ofrecer espacio.

Durante dos años, nuestro grupo de padres ha estado trabajando para abrir esta nueva escuela pública. Y en cada paso del camino, el distrito escolar local, ha hecho todo lo posible para detenernos. Todo lo que queremos, es una buena educación para nuestros hijos, para que puedan evitar la pobreza y tengan un futuro mejor. Esto es crítico para que puedan sobrevivir aquí en San Jose, especialmente con el alto costo de vida en esta hermosa ciudad. Las personas que creíamos que estarían de nuestro lado, que se supone están dedicadas a la educación de los niños, en cambio, han intimidado a los padres y han silenciado nuestras voces.

Esta semana, el Unificado de San Jose, tiene una última oportunidad para hacer lo correcto y ofrecernos el espacio que necesitamos para abrir. Sólo necesitamos cinco aulas. Los registros del distrito muestran, que hay espacio más que suficiente en varias escuelas del centro de la ciudad, pero aún así SJUSD se niega a ceder.

Nuestro viaje comenzó cuando nuestros niños comenzaban a ingresar a la escuela. Como todos los padres, miramos cómo funcionaban las escuelas en nuestro vecindario e intentamos encontrar buenas opciones. Desafortunadamente, en el centro de San Jose, no hay mucho para elegir. Las escuelas del centro han tenido un bajo rendimiento durante años. En este momento, sólo el 12% de los estudiantes latinos, son competentes en matemáticas y el 29% en inglés.

Cuando fuimos invitados a una reunión comunitaria sobre educación, aprendimos más. Allí nos conocimos entre sí, a otros padres, y al Dr. Anthony Johnson, el fundador de Promise Academy. Compartimos preocupaciones comunes: la educación de nuestros niños y de todos los niños de nuestra comunidad.

Rápidamente nos juntamos en torno a un sueño común: una escuela nueva. Soñamos con una escuela que sería como una familia, donde nuestros hijos estarían motivados y tendrían acceso a la tecnología. Queríamos una escuela donde los niños creyeran que pueden cumplir sus objetivos porque no están sólos, tendrían a sus maestros y padres con ellos y los apoyarían. En cada paso del camino, el Dr. Anthony Johnson, estuvo con nosotros. El Dr. Johnson, siempre escuchaba las opiniones de los padres al abordar todas nuestras preguntas y dudas. Cada uno de nosotros, decidió apoyar y ser parte de este sueño de Promise Academy.

Poco sabíamos a qué lucha nos enfrentaríamos.

Durante todo el año, tuvimos muchas reuniones, contactamos a muchos más padres y les pedimos a nuestros funcionarios públicos, que se reunieran con nosotros sobre nuestras preocupaciones y por qué queríamos traer Promise Academy, al centro de San Jose. Desde las primeras interacciones con el distrito escolar, aprendimos que ellos no estaban tan alarmados como nosotros sobre la calidad de las escuelas en nuestra comunidad. Los funcionarios del distrito no planeaban tomar medidas urgentes. Si bien dos de los miembros de la junta escolar apoyaron nuestro plan para abrir Promise Academy, una mayoría nos dijo, que no eran solidarios. Quienes se reunieron con nosotros dijeron, que si la petición de la escuela charter cumplía con todos los requisitos legales, recibiríamos una audiencia imparcial.

Eso resultó no ser el caso.

Presentamos la petición con 300 firmas de padres en apoyo de la escuela en abril de 2017. Antes de la audiencia pública, SJUSD comenzó a hacer “llamadas de verificación” confusas a los padres, preguntándoles si planeaban permanecer inscriptos en su escuela actual, o ir a Promise, que aún no estaba aprobada. A veces las llamadas eran en inglés, cuando el padre hablaba español. El distrito llamó durante el horario de trabajo, cuando la mayoría de los padres están en el trabajo, y después, dio muy poco tiempo para que los padres regresarán la llamada.

Cuando nos presentamos en la reunión de la junta escolar para la audiencia pública, sin previo aviso, el distrito dijo que ni siquiera aceptarían ni considerarían nuestra petición porque alegaron que no tenía suficientes firmas basadas en su sistema injusto. Después, intentaron pasar al siguiente punto de la agenda. Iban a negarse a aceptar la petición de constitución sin ninguna audiencia.

Estábamos confundidos y asustados. Así que hablamos. Dijimos que no nos íbamos sin una audiencia y llamamos a la junta para escuchar el testimonio de los padres.

¿La respuesta de la junta a una sala llena de padres que piden una educación de calidad para nuestros hijos? La junta llamó a la policía. En un momento en que muchos en nuestra comunidad latina están con miedo, estos funcionarios trataron de silenciarnos e intimidarnos, cuando lo único que queremos es una educación de calidad para nuestros hijos.

Después de mucho ir y venir, la junta escolar finalmente, nos dio la oportunidad de ser escuchados. Un mes después, el consejo denegó la escuela, 3-2.

En los meses siguientes, revisamos la apelación al condado y después a la Junta Estatal de Educación. Muchos padres se quedaron afuera para largas reuniones nocturnas y perdieron días de trabajo, para asistir a las audiencias en Sacramento. Pero eso fue lo lejos que tuvimos que ir, sólo para que nuestra escuela fuera aprobada.

Estábamos tan llenos de alegría y esperanza, cuando la Junta Estatal de Educación (SBE) aprobó nuestra petición por unanimidad en enero. Casi de inmediato, SJUSD formó parte de una demanda contra SBE, alegando que nuestra escuela no estaba legalmente autorizada.

Mientras tanto, nos enfocamos en obtener una instalación para nuestra escuela. Presentamos firmas de apoyo, para nuestra solicitud de instalaciones bajo la Proposición 39. Nuevamente, el distrito reclamó “invalidar” firmas y se negó a ofrecer espacio. Cuando el distrito se negó, incluso a hacernos una oferta de espacio, Promise Academy, presentó una demanda. Fue un último recurso.

El mes pasado, la corte superior del condado de Santa Clara, acordó con nosotros, al dictaminar que el distrito actuó “de forma subjetiva, arbitraria y caprichosa” al denegar instalaciones a nuestra escuela. Otro juez, también acordó con nosotros en la demanda contra SBE, que muestra que nuestra aprobación fue válida.

Finalmente, el distrito emitió una oferta de instalaciones, según lo ordena la ley, pero incluso esa oferta parecía diseñada para evitar que nuestra escuela sirviera a sus familias. El espacio está lejos del centro de San Jose, donde viven la mayoría de nuestras familias. Nuestras familias se unieron en torno al deseo de una gran escuela de vecindario. Muchos de nosotros dependemos en el transporte público y, tenemos trabajos en los que viajar, todos los días durante una hora, de ida y vuelta para recoger y dejar, simplemente no es viable, desde el punto de vista financiero o, logístico.

Si el Unificado de San Jose no ofrece a nuestra escuela un espacio en el centro esta semana, no podremos abrir por un año más.

Comenzamos este trayecto para obtener una educación para nuestros hijos. Pero también nosotros obtuvimos una educación: en cómo funciona nuestro sistema para negar la voz a las familias de color de bajos ingresos. Enseñamos a nuestros hijos que nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto. Unificado de San Jose, por favor muéstranos que es verdad.

Estamos orgullosos de ser algunos de los muchos padres líderes, que han trabajado arduamente, para llevar esta escuela al centro de San Jose, durante los últimos dos años y, que luchan por la educación de los niños de bajos ingresos en nuestra comunidad. Puede obtener más información acerca de Promise Academy aquí.

Escrito por Yolanda Bernal-Samano, Adelita Gomez, y Eva Heredia.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Eva Heredia

Eva Heredia

Eva is a parent leader at Rocketship Discovery Prep and at KIPP Heritage Academy in East Side San Jose. She currently lives in San Jose California with her two beautiful daughters and her husband. She was born in Mexico City in 1976 but also considers Oaxaca as her home because of her mother.

She began her leadership at Rocketship Discovery Prep four years ago. She learned that there was so much ore that she could do as a parent beyond volunteering in her children’s classroom. Eva became fully aware of the political involvement a parent must act on.

She has experience and extensive knowledge about public officials, school board members and school administrators who play an important role in public education in East Side San Jose. Besides being a champion for high quality education and choice, she also helped build the Wooster Neighborhood Association in her community. She is the voice for her children, students and her community. She is a huge supporter for parent engagement, choice and access to higher education.

More Comments