Perfil de Luchador: Dr. José Manuel Villarreal, El Líder Educativo y Campeón de Estudiantes de Bajos Ingresos

Dr. José Manuel Villarreal se crió en Blythe, California, en una familia de trabajadores agrícolas. Blythe, un área agrícola en el condado de Riverside, se encuentra junto al río Colorado, cerca de la frontera de California y Arizona. Su padre, José Macario Villarreal, fue parte activa del Movimiento de Trabajadores Agrícolas con Cesar E. Chávez, quien le enseñó a su hijo a prestar atención a su comunidad, identificar dónde se necesitaba ayuda y hacer todo lo posible para satisfacer esa necesidad. Además, José Manuel fue criado por un pueblo de mujeres mexicanas fuertes, incluyendo a su mamá María Irene Villarreal, quien dio forma a lo que es hoy. El trabajo arduo, el coraje y el compromiso con la justicia social se tejieron en la estructura de la infancia de José Manuel y sentaron las bases de su carrera como líder educativo.

José Manuel tiene una cara amable, redondeada, sin apariencia y comparte su alegre sonrisa. Tiene un brillo en sus ojos que brilla intensamente cuando habla de su infancia, su familia, su trabajo con nuestros jóvenes, maestros y nuestra comunidad. Comenzó su carrera en la educación como tutor y mentor universitario, se convirtió en consejero escolar en el condado de Riverside, y después de tener la oportunidad de ser subdirector y director en Vista (en el condado norte de San Diego) se convirtió en director sénior de el Tribunal Juvenil y las Escuelas Comunitarias con la Oficina de Educación del Condado de San Diego. Obtuvo su doctorado en Liderazgo Educativo a través de la Universidad de California, San Diego y la Universidad Estatal de California, San Marcos. Ahora se desempeña como Vicepresidente de Epiphany Prep escuela Charter, una organización de gestión de Charter que opera en el condado de San Diego.Cuando pienso en un luchador / a, un guerrero, pienso en las mujeres y hombres que me criaron. Pienso en aquellas personas que fueron los “primeros” en su familia. El primero en graduarse de la preparatoria. El primero en graduarse de una universidad. También pienso en aquellos que usan su posición como los “primeros” para servir a los demás y ayudar a otros en nuestra comunidad. Elegí al Dr. José Manuel como la primera persona en ser reconocida como Luchador de San Diego por su determinación y éxito al prestar servicios a estudiantes de color en las regiones más necesitadas de San Diego. Me senté con el Dr. José Manuel para hablar sobre su trabajo y descubrir qué se podía aprender de él.

¿Cómo fue crecer en Blythe, California?

Sentí y vi la injusticia que empujó a mi padre al movimiento bracero. Mi padre era un activista y un agricultor que encendió mi compromiso con la justicia. Hay personas que no tienen voz, que están tergiversadas y preparadas para el fracaso en nuestro país luchando contra la pobreza y el clasismo. Alguien tiene que ser su voz y defensor.

Yo era un estudiante de inglés y cuando comencé a ir a la escuela, me salía del aula para aprender inglés durante una hora, y mis amigos me preguntaron a dónde iba. Sabía que era diferente. Una vez que aprendí inglés, me convertí en la voz de mi familia, traduciendo a mi madre en citas médicas y servicios sociales. Cuando era niño, trabajé en los campos y tuve mi primer trabajo a los 10 años en una estación de servicio en Blythe. Mi familia y las circunstancias siempre me enseñaron a trabajar duro y tengo una responsabilidad con mi comunidad y debo dar voz a los que no la tienen .

¿Cómo impactó su experiencia en la escuela su decisión de ingresar a la educación?

En la preparatoria, fui uno de los dos latinos en la clase de honores de noveno grado. Y Pensé, si puedo estar en esta clase, entonces puedo ir a la universidad. Siempre pensé que quería ser mecánico de automóviles porque eso es lo que vi en mi vecindario. Mi consejero escolar, el Sr. Scott, fue mi primera exposición al mundo de la consejería. Cuando tomé la decisión de ir a la universidad, pensé que el mayor más cercano a los mecánicos sería la ingeniería. Como estudiante de último año de la preparatoria, presenté mi solicitud en UCSB y CSUSB, fui aceptado pero no pude pagarlo. Sabía que mi único camino era asistir a la universidad de la comunidad local y luego pedir mi transferencia a una universidad de cuatro años.

Mientras estudiaba en un colegio comunitario en Blythe, comencé a trabajar con Rodolfo Piñón, ahora fallecido, que trabajaba como consejero para un centro de abuso de sustancias en Blythe. Trabajó con personas con DUI y adictos que se estaban reintegrando a la comunidad. Me hice voluntario con él en un refugio de violencia doméstica.

Después de mi transferencia de un colegio comunitario a la Universidad de California en Riverside, me contrataron para trabajar con el programa Early Academic Outreach ( Alcance Académico Temprano) para ser un mentor para estudiantes de preparatoria. Estuve dando tutoría y apoyando a jóvenes con solicitudes para la universidad. A los veintiún años, formé parte del grupo de estudiantes de psicología de pregrado que trabajaba con mujeres maltratadas en la prisión de Chino.

Esperaba ir a un gran almacén o edificio para ver algo muy malo,pero en cambio vi a unas mujeres que eran tiernas,cálidas y amorosas. Mi primer día llegue en pantalones de mezclilla, lo que no estaba permitido y tuve que ponerme un overol amarillo. Mi primera sesión con las mujeres y cuando me vieron entrar en la habitación con ese ridículo atuendo, se murieron de risa. Una mujer dijo, “Ven aquí mi amor”, mientras reían, cayendo de sus sillas. Esto me hizo darme cuenta que quería ser un consejero.

¿Qué hizo que decidieras abandonar el sistema escolar tradicional, del cual formaste parte en toda tu carrera, para unirte al movimiento de Charter?

En una visita a la Instalación de Detención Juvenil de East Mesa, vi a un estudiante que expulsé en la secundaria. Me di cuenta de que jugué una parte en la conducción de la escuela a la prisión. Me sentí muy mal y pensé: “Nos equivocamos. Somos parte del sistema que mantiene a los jóvenes y a la comunidad en la pobreza “. Fue entonces cuando supe que tenía que regresar al sistema de la Corte no Juvenil y regresar a una escuela urbana donde podía trabajar con los estudiantes antes de que se involucren con el sistema de justicia. Fue entonces cuando decidí que tenía que regresar a un entorno de K-12 para tener un impacto y me uní a Epiphany Charter School y me contrataron para abrir la escuela en Escondido.

¿Cuáles han sido sus éxitos y desafíos en el sistema de escuelas autónomas?

En el Condado de San Diego, hay una saturación de las escuelas chárter en la región metropolitana, pero este no es el caso en el Norte del Condado. Hay una gran comunidad de estudiantes de bajos ingresos cuyas necesidades son muy grandes; Se creará más opciones para satisfacer sus necesidades. Como director abriendo una nueva escuela, era mi trabajo reclutar e inscribir estudiantes. Salí en julio de 2015, con camisa y corbata, tratando de hablar con las familias y repartir volantes en los mercados locales. A pesar de que me comunico con padres y estudiantes tanto en español como en inglés, me estaba costando convencerlos de que no era de Inmigración y Aduanas. Me di cuenta de que tenía que cambiar mi estrategia. Comencé a contarles a los padres mi historia personal, dejé de usar esa maldita corbata, me arremangué las mangas de la camisa y me conecté con nuestra comunidad a través de conversaciones auténticas. Tuvimos una apertura escolar exitosa y celebramos a casi 500 estudiantes inscriptos al inicio de nuestro segundo año. Nuestro éxito ha sido trabajar con los padres, apoyarlos para que se vuelvan más poderosos al comprender el sistema escolar.

¿Qué consejo tienes para otros líderes educativos?

El liderazgo no se trata de ti. Por favor pregúntese, “¿Cómo puedo impactar las vidas de aquellos que son los más vulnerables?” El liderazgo trata siempre de ayudar, siempre devolviendo a la comunidad. Fui criado por mi padre y mi madre para ser de esta manera y estoy tratando de enseñarles lo mismo a mis hijos (de once y ocho años). Por ejemplo, hacemos limpiezas de playa y campañas de donación. Y cuando vemos a alguien necesitado en la comunidad, tratamos de comprender su historia y encontrar una manera de ayudar.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Marisol Rerucha

Marisol Rerucha

Marisol Quevedo Rerucha was born and raised in San Diego, California where she earned her Bachelor’s degree in English at San Diego State University (SDSU) in 1998. She taught Middle School then High School while earning her Master’s Degree in Educational Leadership, and Administrative Credential, at SDSU. Marisol was an Elementary school Assistant Principal and Principal, before becoming the Principal/Director of an alternative charter high school. Marisol currently leads Career Readiness/Career Technical Education as a district administrator serving students in the juvenile court schools and community schools. As a Fellow and Master Fellow with Unidos US (formerly National Council of La Raza), Marisol advocates for our most vulnerable and under-resourced student population on a local and national level. Marisol is committed to serving at-risk youth and serves as an inter-State Board Member for a charter high school system in Colorado focused on personalized learning. Marisol lives in San Diego, California with her husband Daniel with whom she has three daughters (Camerina, Emilia and Sophia) and one amazing grand-daughter (Isabella Luna).

More Comments