El Distrito Escolar Unificado de la Ciudad de San Bernardino Necesita Hacer Un Mejor Trabajo Preparando a Los Estudiantes Para el Colegio

Asistí a Arroyo Valley High School, una escuela ubicada en el lado oeste de San Bernardino, California. Arroyo era una escuela prometedora. Es una escuela de Artes Visuales y Escénicas (VAPA), y tiene cursos de Ubicación Avanzada (AP) y el programa de Bachillerato Internacional (IB) junto con otros varios programas.

El papel de mi escuela preparatoria en prepararme para el colegio, fue limitado. Afortunadamente, tuve excelentes maestros en el programa IB, que me dieron libros y un plan de estudios que me hizo cuestionar el mundo tal como existe, como el Sr. Sánchez y el Dr. Mudd. Sánchez me proporcionó un lente fuera del marco de la historia de la supremacía blanca, y me expuso a muchas narrativas que a menudo no se enseñan en la escuela preparatoria. Mudd nos enseñó pathos, logos y ethos. Estas son herramientas para persuadir y comunicar mejor. Tenía un fuerte sistema de apoyo para aplicar a la universidad, y le debo mucho a muchos de los maestros y profesores de Arroyo, por ayudarme a llegar al colegio. Mientras estaba consciente de cómo serían los cursos en el colegio, no estaba preparada para algunas de las otras experiencias.

La verdadera prueba fue todo lo que vino después de aceptar mi admisión a la universidad. Me admitieron en la Universidad Estatal de San Francisco, pero eventualmente, me revocaron mi admisión porque no cumplí con el proceso de solicitud y seguimiento. Entonces decidí asistir a San Bernardino Valley College, donde me di cuenta de que la mayoría de las cosas que aprendí en la escuela preparatoria no eran aplicables (a excepción de las cosas que mencioné anteriormente). Cuando me transferí a la Universidad de California, Riverside, había llegado a comprender lo deshumanizantes que eran la mayoría de las clases que tomé y que las cosas que sí me prepararon para la universidad, fueron cosas que pude aprender en roles de liderazgo en la escuela preparatoria: siendo editora del anuario, cofundadora de Students for Change Club con mi hermana gemela y Soar Link Crew.

Como estudiante universitaria de primera generación, hay mucha presión para llegar a la universidad y obtener un título, para hacer que los sacrificios de mis padres valgan la pena. Quiero reconocer que las escuelas que sirven a grandes poblaciones de estudiantes de bajos ingresos tienen una tarea con un rol más grande, ayudando a estudiantes como yo, que tienen padres que no asistieron al colegio, y que han contado con la ayuda de mentores, como hermanos u otras personas de mi comunidad. Tuve que apoyarme en personas que intentaban aprender todo ellos mismos, con nada más que, incertidumbre.

También es importante reconocer las razones detrás del énfasis de asistir al colegio. Para muchos de nosotros, es la única oportunidad viable, para superar la pobreza en la que crecimos. Cuando considera el costo de la universidad y cuántos de nosotros tenemos que depender de los préstamos, para completar nuestros programas de grado, hay un añadido estrés, de no sólo tener la presión por las demandas de los cursos, sino también tener que preocuparse de cómo pagar los préstamos una vez que hayamos terminado con la escuela y la incertidumbre del mercado de trabajo.

A veces escucho críticas de los miembros de la comunidad e incluso, de los miembros de la junta escolar, que dicen cosas como “no todos necesitan asistir a la universidad”. Entiendo que hay gente que está contenta y que se desempeña bien en carreras vocacionales. Quiero enfatizar, que esto, no hace a una persona inferior, pero, a menudo, es en lugares como mi comunidad, donde los estudiantes son menos empujados y en realidad no tienen otras opciones, que seguir el camino de la carrera y la educación técnica.

Es crucial, que los maestros y líderes de la comunidad animen a los estudiantes en el Distrito Escolar Unificado de la Ciudad de San Bernardino, a asistir al colegio y darles herramientas para que realmente puedan elegir entre obtener un título de cuatro años, u obtener un intercambio, o certificación profesional. Deberíamos tener estas opciones; el sistema y sus líderes no deben seleccionar el camino para nosotros.

What do you think?

The following two tabs change content below.

Rocio Aguayo

Rocio Aguayo

Rocio Aguayo was born and raised in San Bernardino, CA. She was yearbook editor-in-chief for two years while attending Arroyo Valley High School and worked with a fellow student to revive the school's newspaper. She also had previously done freelance work for a local paper, Inland Empire Community News and created sexual and reproductive health content for the California Family Health Councils "teensoure.org". She earned an Associates Degree in Behavioral Sciences from San Bernardino Valley College and is working on a Political Science Bachelor's Degree at the University of California, Riverside. Rocio is involved with local organizations: Inland Congregations United for Change, the Associated Student Government of San Bernardino Valley College, Youth Action Project and San Bernardino Generation Now.

More Comments