Mantenerse Conectados con los Maestros Significa Mucho para Nosotros y Nuestros Hijos

Los eventos sin precedentes suceden muy rápido, procesando la forma en que estamos lidiando con ellos, nos ponemos en modo de supervivencia. Así me sentí en marzo, cuando mi vida cotidiana se detuvo debido a COVID-19. La misma semana que entramos en cuarentena, me convertí en una estudiante universitaria en línea de tiempo completo, trabajando en mi profesión desde casa, atendiendo quehaceres de ama de casa, e hice todo lo posible para desarrollar una rutina de aprendizaje remota para mi hijo de 9 años. Y por si fuera poco, soy madre soltera con todas las obligaciones que llevan a ser jefe de familia. Definitivamente estaba lidiando con la ansiedad por esta nueva rutina y un enemigo mortal que no podía ver.  

En la semana tres estaba perdiendo la cabeza. La presión era abrumadora: sentía que estaba haciendo un trabajo horrible en todo. No solo estaba preocupada por mí y mi hogar, sino también por mi madre. Al principio no se estaba tomando en serio la pandemia (como muchos de nuestros mayores) y no estaba tomando las precauciones necesarias para protegerse a sí misma y a su hogar. Me mantenía en comunicación diariamente y le ayude con sus compras de supermercado. En esta nueva adaptación de vida, hice lo que muchas de nosotras hacemos: asumí todo demasiado rápido. Iba rumbo al caos. 

El estrés se hizo presente en mi sistema inmunológico. Me dio un resfriado junto con una erupción en la cara y el cuello. No poder ver a un médico me puso aún más ansiosa, pero fue entonces cuando decidí que tenía que tomar el control. Comencé a tomar tiempo para cuidarme, que incluía un diálogo interno positivo, medicamentos y mucho descanso. Todo mejoró. Mi resfriado se fue y la erupción comenzó a desaparecer.

Se produjeron más cambios durante la semana tres,incluyendo cambios en el plan de estudios diario de mi hijo. Pasó de trabajar de un paquete de papel a aprender en línea. Pudimos recoger una computadora portátil de su escuela y recibimos un plan de aprendizaje a distancia del distrito y su maestro. El plan del distrito no sucedió de la noche a la mañana, pero estoy agradecida de que sucedió. La maestra de mi hijo realmente desempeña bien su trabajo de educadora una vez que se estableció el aprendizaje a distancia. Ella comprometió a las familias por correo electrónico y clase dojo. Sus acciones me dieron tranquilidad; ella estaba comunicando su compromiso con nuestra clase. 

Ella continúa enviando informes de progreso semanales,programa reuniones de zoom cuatro veces por semana con 1-2 horas de instrucción, alienta a la clase a configurar sus propias redes sociales de zoom, usa google class para comunicarse durante los días laborables, proporciona a los estudiantes comentarios sobre sus tareas terminadas y está haciendo lo mejor que puede. La aprecio y le agradezco en todas las oportunidades que tengo. Contar con ella a sido tremenda ayuda para mí hijo y para mi. Intentar cargar el mundo sobre mis hombros, no fue nada saludable para mí.

Mi hijo notó de inmediato la diferencia. Un día me dijo: “Mamá, estás haciendo un buen trabajo ahora”. Creo que tienes estas cosa de la escuela en casa bajo control. Hice hincapié para darle a la Sra. Huynh el crédito que se merecía, y le dije que con el apoyo de la Sra. Huynh y su apoyo tomamos ventaja para tratar de llegar a un horario diario productivo. También dijo que le gustaban sus registros, porque todos pueden hablar sobre sus sentimientos. La semana pasada entré en su habitación mientras estaban en zoom, y pude escuchar a los estudiantes decirle a la Sra. Huynh: “Te extrañamos y queremos volver a la escuela”. Me rompió el corazón. Ella, escuchó con empatía y dijo que también los extrañaba.

Sé que ella, junto con todos los educadores, siente muchas de las mismas cosas con las que estaba lidiando con respecto a sus propios hijos y familias. Sé que es demasiado de manejar, pero también sé que no todos los educadores se están conectando con sus estudiantes, ya que algunos distritos no pueden hacer que sea obligatorio. La Sra. Huynh no está obligada a hacer lo que está haciendo; El distrito requiere que los educadores establezcan un currículo estudiantil, envíen informes semanales y se comuniquen por correo electrónico / dojo class. No están obligados a conectarse a través del zoom y realizar instrucciones. Pero la Sra. Huynh lo está haciendo porque está comprometida con sus alumnos y quiere que continúen aprendiendo.

Si bien solo tengo un hijo en casa, me sentí abrumada ante la ayuda de la Sra. Huynh. No puedo imaginar tener dos o más niños en edad escolar en casa sin el apoyo de un educador. Piense en todos los padres que son trabajadores esenciales y que no pueden estar presentes a diario. O padres que solo hablan español y no son expertos en tecnología. ¿Cómo van a ayudar a sus hijos a no quedarse atrás en las tareas, sin el apoyo de los educadores?

Los educadores comprometidos son esenciales para los estudiantes y las familias durante este tiempo difícil. A pesar de que no es un requisito del distrito / escuela, agradezco a todos los educadores por su apoyo.

What do you think?
The following two tabs change content below.
Cindy Borbon

Cindy Borbon

Cindy Borbon is a Co-founder, Editorial Manager of LaComadre.org. and is also a licensed Financial Advisor. Cindy is a single mother of two children; her eldest attends the University of Merced and youngest attends elementary school. Cindy has 15 year experience in Auto Finance industry. She is currently pursuing her Bachelor’s in Business Business Administration.

More Comments