A la Mamá Con Hijos Con Necesidades Especiales: Te doy Permiso Para Ser Débil

Esta es la confesión de una madre tres hijos con necesidades especiales, en el espectro que habla no por todas las madres con hijos con necesidades especiales, pero como madre que tiene hijos con necesidades especiales.

Y hoy confieso que ya no quiero ser fuerte.

Todas las mañanas me levanto, hago una oración de agradecimiento, envió un mensaje con mi intención diaria a mi grupo de responsabilidad, después reviso mi calendario y comienzo mi día. ¿Qué tengo en el calendario hoy? Ah, sí: terapia de conducta, del habla, terapia ocupacional, tarea,una llamada con un trabajador social, lavandería, cena y un tiempo de conexión programado con mi esposo,si leíste bien. Tengo que programar un tiempo a solas con mi esposo,de lo contrario no sucederá. El horario de nuestra familia está bastante ocupado, y si no mantengo el barco amarrado, el bote se suelta del páramo y navegara libre para nunca ser visto.

No me quejo, ni tengo una mentalidad de víctima o pobrecita de mi . Amo de todo corazón a mi familia y elijo esta vida. Pero a veces desearía no tener tanta responsabilidad. Con la  responsabilidad viene la fuerza, y tengo que ser fuerte para todos. Tengo que ser fuerte durante las reuniones escolares del IEP (Programa Educativo Individualizado). Tengo que ser fuerte durante los berrinches, la conducta, y los ataques de ira durante las terapias de ABA. Tengo que ser fuerte para cumplir con los horarios y cumplir, incluso cuando estoy agotada por un largo día. Tengo que ser fuerte todo el tiempo.

Intenté cambiar mi vocabulario de “YO TENGO ” a ” YO PUEDO” porque tiene un sentimiento vibratorio diferente y porque el gurú motivacional Tony Robbins lo dijo. Esta herramienta simple funciona a menudo ya que “tengo que” me hace que me sienta quejumbrosa y “puedo” me hace sentir con poder. Pero si soy sincera, esto solo dura unas pocas horas, y me olvido de mis intercambios de palabras cuando escuchó gritos o veo lágrimas de frustración en la cara de mi hijo. Ser fuerte requiere mucho trabajo.

¿Pero sabes qué requiere más trabajo?

Entrenando constantemente con mis emociones como si ambos estuviéramos en el piso, tratando de ver quién tiene un mejor tiempo de reacción.  

Sostener que no siempre soy fuerte me ha permitido rendirme y ser honesta conmigo misma. Y si no puedo ser honesta conmigo misma, ¿con quién puedo ser honesta?

Entonces, hoy comparto esta confesión de que no soy fuerte. No lo tengo bajo control y que lloro en las reuniones del IEP; especialmente cuando la maestra de mi hijo me recuerda cuán rezagada educativamente está mi hija. La mayoría de los días también estoy estresada y quiero esconderme en el baño cuando mi otra hija está furiosa con su terapeuta. Otros días quiero gritarle a la persona que se me atravesó en la autopista mientras juego al conductor de Uber de mi hijo. Pero lo más importante, confieso que soy humana y que tengo sentimientos.

Admitir que soy débil ha sido curativo,casi terapéutico. Una vez que fui honesta conmigo misma, ya pude renunciar al sentimiento de culpa. Ya no me siento culpable por sentirme asi; Siento lo contrario: fuerza. Además,he recibido el regalo de un apoyo interminable de parte de la familia. Ahora, si pudiera aprender a recibir, la vida sería casi perfecta. 

What do you think?
The following two tabs change content below.
Karen Cervantes Jimenez

Karen Cervantes Jimenez

Karen Cervantes Jimenez a grant writer, story teller, and advocate of the physical and social environment. She believes everyone is unique and that by sharing their personal stories, they can make a difference in education. She is a LAUSD and CalState University of Northridge alumna. In addition, she is an Autism Awareness and Emotional Intelligence advocate. She has three children (who are her inspiration) and lives her family in Buena Park, CA.

More Comments